GATOS: ¿QUIÉN DOMINA EL MUNDO?

Después de los sucesos de estas últimas dos semanas, Europa está en estado de pánico. Este pasado fin de semana, las autoridades belgas ordenaron que ante la amenaza de un supuesto ataque terrorista la gente se tapase bajo una manta, no sea que les pillase un gripazo o les estallase una bomba.

En situaciones de alerta máxima, la sociedad siempre ha tendido a refugiarse en sus casas, apelotonándose unos con otros y poniendo velas a la Virgen María, deseando que pasara el calvario lo más rápido posible. Sin embargo, el pánico en la era digital ya no se canaliza a través de la fe, sino como no podía ser de otra manera, a través de lo freak, que es, a fin de cuentas, la única religión verdadera.

Ante la petición de la policía de evitar postear en las redes sociales las medidas de seguridad que se estaban tomando, los ciudadanos belgas empezaron a inundar internet de gatos para desconcertar a los terroristas. El animal favorito de la red se convirtió en la mejor manera para combatir el miedo. Gatos yihadistas, gatos travestis o el dramático encuentro entre un gato y un pepino fue lo que salvo a los belgas del horror. Aprendamos de ello, los gatos son y serán siempre la solución de todo mal.

Captura de pantalla 2015-11-23 a las 19.04.19

Captura de pantalla 2015-11-23 a las 18.57.03

Captura de pantalla 2015-11-23 a las 18.56.18

Captura de pantalla 2015-11-23 a las 18.55.57

Captura de pantalla 2015-11-23 a las 18.55.47

Captura de pantalla 2015-11-23 a las 18.55.25

Captura de pantalla 2015-11-23 a las 18.54.21

KAMIL KOTARBA: APAGA ESO YA

Hagamos un ejercicio: intentad recordar cuándo pasasteis más de una semana sin estar expuestos a una pantalla, sin que os diera una pequeña arritmia cada vez que salta la alerta de “batería baja” o sin que las retinas os hicieran chiribitas al caer la noche por última vez. Sí, hace mucho tiempo. Nunca, quizá. Nuestra generación ha nacido con un dispositivo electrónico el bajo el brazo; la tele, el tamagochi, el ordenador o el móvil han sido casi siempre el foco de atención de nuestras pupilas. Nuestros abuelos, llenos de ingenuidad, nos animaban a salir al parque a jugar, a descubrir el mundo real, esperando a que abandonáramos a nuestro Pikachu nivel 54 para ir a jugar con la resina de un pino.

Las imágenes desaturadas de brazos fantasma de Kamil Kotarba muestran de manera desalentadora cómo hemos dejado de relacionarnos con el mundo, convirtiéndonos en yonkis que solo sabemos ver nuestro alrededor a través del filtro Valencia. Un bofetón de realidad necesario.

Captura de pantalla 2015-11-23 a las 12.43.26

Captura de pantalla 2015-11-23 a las 12.43.08

Captura de pantalla 2015-11-23 a las 12.42.39

Captura de pantalla 2015-11-23 a las 12.42.29

Captura de pantalla 2015-11-23 a las 12.42.04

JOHN SPANNOS: MANOS A LA OBRA

La obsesión que tenemos por las manos va aumentando: nos fijamos en las de nuestros padres, nuestros amigos, en las del camarero/camarera buenorro/a del bar de debajo de casa… en todas, menos en las de los magos, que nos dan un poco de tirria. Antes de la existencia de La Monda, nos fijábamos en el color de ojos, en la sonrisa perfecta o el culo de pollo 10, pero, ahora, con unas bonitas y fotogénicas manos nos basta. Por eso, os presentamos a John Spannos. EL profesional en cuanto a retratar manos se refiere; las combina con color y humor, a veces un poco de moda… ¡y voilà! Es, una vez más, amor de primera mano.

john_spannos_photography_hands_lamondamagazine_5

john_spannos_photography_hands_lamondamagazine_4

john_spannos_photography_hands_lamondamagazine_3

john_spannos_photography_hands_lamondamagazine_2

john_spannos_photography_hands_lamondamagazine_1

john_spannos_photography_hands_lamondamagazine_8

john_spannos_photography_hands_lamondamagazine_7

john_spannos_photography_hands_lamondamagazine_9

john_spannos_photography_hands_lamondamagazine_10

UNA VEZ MÁS… JAPÓN: “I have a bad case of diarrhea”

En la cultura occidental hay una serie de tabús que no pueden ser mencionados en los medios de comunicación, como el sexo, el rescate económico, la regla o todo término escatológico. Año tras año, hemos visto cómo los publicistas se las ingeniaban para vendernos yogures que nos ayudan a cagar con metáforas visuales de globos que se deshinchan, perros que asoman el hocico o sutilezas verbales tipo “sacar el tronco al jardín”.

Sin embargo, parece que en el Imperio del Sol Naciente ya se han desprendido de todo pudor; tan sólo hace falta echarle un vistazo a su parrilla televisiva, o como en este caso, ver los vídeos didácticos que utilizan para aprender inglés. Y es que si en Occidente era Mickey quien nos enseñaba a pedir el pan en idioma anglosajón, en Japón es un grupo de bailarinas que, de manera muy gráfica, nos muestran cómo comunicar que tenemos un caso agudo de diarrea en inglés. En fin… Japón es Japón, no intentemos entenderlo.

Juno Calypso: Eternal Beauty

Es normal, no eres la única a la que le pasa. De hecho, nos pasa a todas. Siempre que encendemos el televisor queremos ponernos el pijama, taparnos bajo una manta y atragantarnos viendo del tirón todos los capítulos de “Las Chicas Gilmore”. Y es que es lógico que cada vez que oyes conceptos como “crema antiarrugas”, “cera depilatoria”, “gel vaginal chily”, “0 calorías” o “dieta sana” te hundas en la más absoluta de las miserias y quieras aferrarte a tu mejor amiga, la tarrina king size de Ben&Jerry.

La cultura alrededor de la imagen es el pilar de nuestra sociedad; hay una gran industria detrás que dicta cómo debemos ser, qué debemos llevar y nos castiga si nos hacemos viejas o salimos a comprar tabaco en chándal. El lobby cosmético ha cogido el lema de “la arruga es bella” y sea ha limpiado el culo; “no, guapa, no, la arruga es fea y tú estás gorda” es el lema que impera en los medios.

Por suerte, hay artistas que intentan dinamitar todo este sistema. Es el caso de Juno Calypso, quien adopta todo el imaginario del mundo de la cosmética para crear imágenes inquietantes, cercanas a transmitir el malestar que nos producen los anuncios de teletienda. Una artista que, siguiendo los pasos de Cindy Sherman, se disfraza para señalar la tiranía del rosa pastel y los anticelulíticos a través del vídeo y la fotografía.

juno calypso photo art lamondamagazine

juno calypso photo art lamondamagazine

juno calypso photo art lamondamagazine

juno calypso photo art lamondamagazine

juno calypso photo art lamondamagazine

juno calypso photo art lamondamagazine