NOCHEVIEJA: ALCOHOL, DROGAS Y RAMEN

¿Qué hacemos este fin de año? En el top 10 de preguntas coñazo, ésta encabeza la lista. Año tras año, la sociedad se va desesperando progresivamente a medida que finaliza el mes de diciembre. Como pollos sin cabeza, escribimos en todos los grupos de whatsapp, preguntamos a desconocidos por la calle y confirmamos asistencia en todos los eventos que lleven como título «fin de año»: fin de año yoguivegano, fin de año especial snuff movies, fin de año con el Imserso… Todo vale con tal de no quedarte tirado sin plan y encontrarte la noche del 31 practicando la maniobra de Heimlich a tu abuela por haberse tragado doce uvas de golpe con prótesis dental incluida.

Sociólogos de todo el mundo intentan averiguar por qué existe la necesidad de agarrar semejante curda para dar la bienvenida al año nuevo; de ancianos a menores, nadie se salva de beber como si tuvieran un hijo en la cárcel, quizá por querer quemar todos los demonios interiores al digerir los infumables refritos de “lo mejor del 2015” o simplemente por intentar olvidar lo pésimo que ha sido el año y ver que el que se avecina no será mucho mejor.

Fin de año no sólo se basa en beberse hasta el agua de los floreros, sino también en recibir los primeros días del año nuevo tirado en un sofá, cama ajena o cuneta de carretera queriendo ser enterrado en cal viva. La resaca de enero es el martirio por el que todo ser humano debe pasar: días de tristeza, autocompasión y canciones de Laura Pausini.

Para cerrar el año, ya que estamos en época navideña y el comer hasta vomitar está a la orden del día, os traemos el proyecto de Josh Josh Jones, quien utilizó la resaca como motor creativo para crear el instagram @celebrities_in_ramen, donde, tal y como el nombre indica, el artista sitúa a famosos dentro de boles llenos de fideo y sopa. Un proyecto sin razón alguna que nos ayuda a eliminar la sobredosis de mensajes azucarados de fin de año.

 

Josh-Josh-Jones-its-nice-that-ramen_danielcraig

Josh-Josh-Jones-its-nice-that-ramen_fonzie_mork

Josh-Josh-Jones-its-nice-that-ramen_harrystyles-list

Josh-Josh-Jones-its-nice-that-ramen_rashida_jones

Josh-Josh-Jones-its-nice-that-Ramen_Tomhanks

LA MONDA MAGAZINE OS DESEA FELIZ NAVIDAD

Podéis ser de esa raza a la que os gusta tanto la Navidad que, aunque te pongan al lado del individuo más canso de toda la familia en la cena de Nochebuena, tu espíritu, ilusión y, sobre todo, paciencia, seguirán siendo tan inquebrantables como las construcciones capilares de la Campos.

También podéis pertenecer a la raza opuesta; aquellos que, aunque sea agosto, se cruzan con una combinación de colores roja, verde y blanca y se ponen de tan mal humor que valoran revivir la leyenda del Krampus.

En La Monda Magazine pensamos que, os gusten las Navidades o no, si la historia consiste en expandir el salseo generalizado, el beber, el comer, los regalos, quererse a ti mismo a quererse tu mucho (vídeo) y a los que te rodean, de entrada, nos subimos al carro. Con tanta brillantina y tanta decoración, acabaremos conquistando el carro, conduciéndolo y montando un desfile digno de Río De Janeiro.

Como decía José Feliciano (vídeo) (con ese apellido no puede traer nada malo), Feliz Navidad, Próspero Año y Felicidad (aunque repetitivo era un rato, el tío). Os queremos.

JALOO: AL RICO BEAT BRASILEIRO

Bien, tal vez tenga una obsesión con los jóvenes instagrammers de Brasil, pero gracias a ellos he descubierto a Jaloo, un jovencísimo músico brasileño que apunta maneras; con él, algún día podremos decir aquello de «yo lo conocía antes de que lo petara» (para contentar mi ego, tendréis que añadir que yo fui quien os mostró tal joya. Yo soy el Cristóbal Colón en esta historia).

Puede que «Art Angels» de Grimes sea uno de los discazos del 2015, pero, cegado de amor, me atrevo a decir que Jaloo, declarado fan de la canadiense – podemos encontrar una versión del famoso Oblivion en su primer EP- no se queda atrás. A trazos generales, Jaloo suena a una Grimes perdida en la selva amazónica trasteando botoncitos de su sintetizador. Jaloo propone una electrónica cargada de luz, más sencilla que compleja, pero empapadísima de ritmos sureños. Y reconozcámoslo: eso nos gusta. Sumémosle, además, una voz casi susurrada, suave y que salta del inglés al portugués sin que suene ortopédico.

Esa misma mezcla la hallamos en lo estético; el brilli-brilli de prendas de vinilo, la purpurina, los cortes de pelo de punk-futuristas y los estampados tropicales se unen a los complementos tribales, todo envuelto en un halo de colores pastel que nos deja claro que adentrarnos en su recién estrenado universo será algo, sin duda, agradable. Lo será desde «Vem», sencilla declaración de intenciones que abre su primer LP, hasta la preciosa despedida con «Adeus», balada que lo cierra.

Señoras y señores, pidamos a los dioses (o sea, los jefes de los festivales más pepinos) que Jaloo nos visite pronto porque estoy seguro que nos hará sudar la gota gorda.