MANUEL BOLAÑO

EL GENIO INTROVERTIDO

Te has descrito como “introvertido”. ¿Cómo se llevan las entrevistas y la prensa?

Por el momento ésta la llevo bien, pero cuando se pone una cámara por delante ya la cosa se pone tensa.

No se encuentran más que buenas palabras relacionadas a tu trabajo. ¿Hay alguna descripción que haya acertado plenamente en tu idea sobre tus creaciones?

Sí, alguna vez aciertan cuando hablan de pequeños detalles, del romanticismo, lo artesanal…

¿De dónde surge tu pasión por la moda?

La verdad es que no lo sé. Desde pequeño siempre quise ser diseñador. Si no lo conseguía, el plan B era ser ginecólogo.

A mí de pequeña me obligaban a ponerme tirantes con falda escocesa y zapatos de charol. ¿Qué prenda te irrita más que ninguna otra en el planeta?

Los náuticos, y si son sin calcetines, mucho peor.

¿Cuál es, de entre toda tu obra, la prenda que más te costó idear?

Un body de ganchillo de la colección “Algo de mí”.

 Si te diéramos a elegir entre textura o color, y ya sabemos que esto puede ser como decidir a quién quieres más, a papá o a mamá, ¿qué elegirías?

Pues yo tengo una respuesta bastante fácil a esto: la textura, sin duda. Adoro buscar tejidos trabajados.

¿Qué te gustaría que una mujer sintiera llevando una de tus prendas?

Pasar desapercibida (risas). Quiero que se sienta única, especial, segura de sí misma…

¿Y un hombre?

Un hombre… quiero que se sienta moderno e inconformista.

Hace algo más de 10 años que te adentraste en el mundo de la moda al comenzar tus estudios. ¿Cuál es el mayor cambio que has visto en el panorama español?

Ninguno. Ese es el problema.

Nombras Galicia como un lugar del que renegaste como fuente de inspiración, pero al que volviste. ¿La tierra y las raíces, al final, acaban llamando? (forma bonita de decir que la cabra tira al monte).

Realmente fue un tema de inspiración. Todo giro entorno a saber de dónde viene mi familia, mis gustos, mi melancolía…

¿Cómo pinta el futuro para Manuel Bolaño?

En un futuro más lejano, desfilando en París. En uno más cercano, casándome y teniendo hijos.

Les preguntamos esta cuestión a todos los entrevistados en La Monda. Os damos la primera parte de una frase y vosotros tenéis que completarla. Así que… “la expresión artística como forma de defender…”

… el acto poético del suicidio.

 

Web: Manuel Bolaño

Entrevista: Ane Guerra