OJETE CALOR

ojete calor music dj song sing carlos areces la monda magazinega

Ojete Calor es “como ir un domingo a las 10:00 a votar al Partido Popular en tacones y con una camiseta del Ché Guevara, a las 12:00 ir a misa y por la noche acudir a un concierto de Napalm Death”. Carlos Ojete (Carlos Areces) y Aníbal Calor (Aníbal Gómez) forman una de las bandas más punteras del mercado nacional en cuanto a letras, melodías, concepto (el “subnopop”) y puesta en escena. Y en cuanto a la mejor forma de consciente, aceptada, abrazada y pura subnormalidad.

Creéis que los seres humanos estamos preparados para comprender completamente lo que supondrá la revolución del subnopop?

No, todavía no, tal y como ocurrió con las teorías y descubrimientos de Isaac Newton, Richard Feynman o Alan Turing. Para cuando los seres humanos comprendan y abracen el subnopop, nosotros ya estaremos haciendo rancheras grunge.

‏¿Con vosotros, el subnopop ha salido del armario?

Por lo visto, sí. Pensábamos que U2, Pablo Alborán o Melendi habían dado el paso antes que nosotros, pero parece ser que no, que prefieren los eufemismos “rock”, “pop” y “rumba”, respectivamente, para referirse a lo que hacen.

‏ ¿La subnofusión es como hacer un bocata de chorizo con chocolate, y que esté bueno?

Algo así. Es como ir un domingo a las 10:00 a votar al Partido Popular en tacones y con una camiseta del Ché Guevara, a las 12:00 ir a misa y por la noche acudir a un concierto de Napalm Death.

‏“Delayed!”, vuestro álbum, salió en 2013. ¿Cuál es el mayor cambio cultural que habéis podido percibir desde que vio la luz?

Hay un antes y un después en Occidente, y el punto de inflexión lo marca que Mr.Proper pasara a llamarse Don Limpio. Si bien es cierto que cuando esto ocurrió Ojete Calor aún no habíamos sacado a la luz Delayed!, no descartamos ser un poco responsables de tal epopeya. La razón habría que buscarla en los sueños premonitorios.

¿Cuál es el mensaje que nos trae Ojete Calor?

Un mensaje de esperanza, pero también de nihilismo. Con nuestras canciones queremos lanzar una advertencia: los momentos buenos son breves y, unos antes y otros después, nos vamos a ir muriendo. Queremos que la gente tenga la idea de la muerte todo el rato metida en la cabeza y que extraigan conclusiones positivas de todo ello.

¿Qué pasa si ponemos Delayed! al revés?

Pues que no se oirá el disco y te sentirás estafado. Si pones la cara impresa del cd hacia el lector no vas a poder reproducirlo correctamente. Verás, el láser no puede atravesar la capa opaca del cd y llegar a través de ella a la cara con la información musical codificada.

Decís que el libreto del álbum huele tan fuerte porque os los habéis frotado contra las ingles y el pepe. ¿Es la edición moderna de una carta perfumada? ¿Qué haréis cuando queráis emular el típico beso con carmín al lado de la firma?

No nos importa besar el libreto porque no sentimos repulsión hacia nuestro pepe. De hecho, hemos morreado todos los CDs, uno por uno. Con lengua.

¿Os ha llamado ya Haneke para felicitaros por esa gran frase lírica de “tus facciones son de mujer mayor y me hacen tener ganas de amor… la de Haneke”?

Sí, nos llamó, pero de esa frase en concreto no dijo nada. Quería saber qué nos había parecido Los juegos del Hambre, y estábamos todos de acuerdo en que la menos aburrida es la segunda. Luego nos preguntó por la familia y nos deseó feliz año.

Carlos Ojete y Ánibal Calor. ¿Qué hubierais sido si no os hubierais decantado por la música?

Pues trabajaríamos en alguna clínica dental o como videntes. También nos gusta el decoupage aplicado a muebles de Ikea, la peluquería canina y la restauración de caras de mujeres operadas con más de 60 años.

Sois declaradamente bipolares. De toda la carta de helados, ¿con qué polos os quedáis? ¿El limón helado y la Contessa tienen aún un lugar en la sociedad?

Perdona, pero nos negamos a contestar. Esta pregunta traspasa los límites de la broma y del buen gusto.

‏He leído por ahí que Ojete Calor es una religión en sí misma. ¿Dónde está vuestro Vaticano, vuestra Meca?

En la calle Génova.

Hay doce millones de estadounidenses que creen que Obama es un reptil alienígena. ¿Qué opináis vosotros? ¿O también sois reptiles? ¿O simplemente alienígenas?

Preferimos sentirnos “ciudadanos del mundo”. ¿Por qué etiquetarnos? Unos somos reptiles, otros alienígenas y otros catalanes, pero lo importante es centrarse en las cosas que nos unen y que nos hacen iguales a todos. Por ejemplo, la etnia gitana. A todos nos parece que roban y que trafican con droga. Pues dejemos de lado nuestras diferencias y unámonos para discriminarlos. Oprimir a minorías nos hace mejores personas.

‏¿Cuáles son los planes de futuro de Ojete Calor?

Vamos a seguir sacando canciones, aunque no volveremos a subirnos a los escenarios porque hemos viajado al futuro y allí ya no se toca en directo. Cantar delante de la gente es algo primitivo y ordinario. En los conciertos, la gente está de pie (tres horas, si vas a ver a The Cure) apretujada, molesta, incómoda y, si te toca delante una chica con coleta, te sacude la cara con el pelo a modo de brocha y cuando acaba el recital te ha borrado todas las facciones. Cuando esto ocurre decimos “te han dado base”.

‏Hay veces en las que vuestras entrevistas las ha contestado vuestra secretaria. ¿Estáis ahí? ¿Con quién hemos tenido el placer de hablar?

Con Ojete Calor. Nuestra secretaria está muy ocupada, incluso nos ha pedido que le hagamos unas gestiones personales porque a ella no le da tiempo.

‏Les preguntamos esta cuestión a todos los entrevistados en La Monda. Os damos la primera parte de una frase y vosotros tenéis que completarla. Así que…

La expresión artística como forma de defender… que lo que haces es una puta mierda. Te saca de más de un apuro.

Entrevista
Ane Guerra