STEFAN SAGMEISTER

sagmeister_hero

Mitad de Sagmeister&Walsh, estudio de diseño de referencia mundial, a Stefan Sagmeister le da tiempo a hacer todo: desde charlas TED a convertir sus años sabáticos en ejercicios de productividad creativa. En el fondo, todos queremos ser un poco como Stefan Sagmeister.

Screen Shot 2016-06-21 at 12.10.05

“Mantente pequeño”. Ese eslogan ¿sólo está relacionado con el aspecto físico, mantenerse pequeño en número? Porque vuestro estudio es, probablemente, uno de los más grandes del mundo en cuanto a alcance y repercusión.

Sí, mantenernos como un equipo pequeño nos ha ofrecido muchos, muchos beneficios, entre ellos la posibilidad de involucrarnos en procesos muy diferentes, ser independientes de grandes corporaciones, la opción de elegir clientes y muchos más. Pero nos encanta diseñar para grandes audiencias. Tener un gran alcance (e impacto) es, sin duda, una de las mayores alegrías de ser diseñador.

El nombre de tu mentor, Tibor Kalman, se lee en muchas entrevistas que has concedido. ¿Cómo sienta ser un mentor por ti mismo ahora?

No voy a llegar jamás al nivel de Tibor. Pero el rol más pequeño que puedo ocupar para alguna gente me parece muy satisfactorio. Cuando la expresión facial de un diseñador joven claramente dice: “ah, vale, lo he pillado”, ese es un buen momento.

¿Cuál es el mejor consejo que te han dado?

Tibor: la única cosa difícil de llevar un estudio de diseño es saber cómo mantenerse pequeño.

¿Y cuál es el mejor consejo que has dado?

Es imposible que lo diga yo, porque en muchos casos no conozco el resultado. Pero, mucha gente aceptó mi consejo de tomarse un año sabático y parece que les ha ido muy bien.

Me pregunto cuándo fue el momento “ajá” de Stefan Sagmeister, cuándo te diste cuenta de que podías decir algo y decirlo en una forma nueva y diferente, además.

Recuerdo un momento de esos durante mi primer respiro sabático, cuando me planteé ser director de cine. Estaba claro que sería un proceso que duraría unos 10 años; tenía más sentido quedarme en el lenguaje que ya conocía, el diseño, y ver si tenía yo algo que decir que fuese más allá de lo puramente promocional. Ésta fue la semilla inicial de la serie “Things I Have Learned in My Life So Far” y, de alguna forma, de “The Happy Show”. Y como también acabamos de completar “The Happy Film”, el ciclo sí que se ha cerrado. Pienso en la película como en una pieza de diseño.

¿Qué sentiste el primer día que viste un póster tuyo en la calle? Eras muy joven, si no me equivoco.

¡Fue genial! Hacer algo que está en la calle con un contenido que es importante para mí es aún hoy una sensación estupenda (y normalmente me acostumbro a las cosas y las doy por sentadas muy rápido).

¿Cómo llevas el miedo al fracaso (asumiendo que todos lo sufrimos)?

Sí, a mí también me pasa. A veces pienso el peor escenario que se me puede ocurrir, qué es lo peor que puede pasar. Sorprendentemente nunca es tan terrible y muy muy pocas veces es una cuestión de vida o muerte.

Siempre ha habido esta dicotomía entre tener tu propio estilo y ser adaptable. ¿Qué opinas sobre este asunto? ¿Cómo es posible encontrar un equilibrio?

Para un joven diseñador o estudiante, no veo provechoso que piense en desarrollar un estilo personal. Ese estilo personal aparecerá por sí solo y será mucho más difícil librarse de él otra vez.

Lo mismo pasa con las modas. Hay modas visuales en todo, desde la publicidad a la moda y en el mundo del diseño. ¿Cómo se consigue el equilibrio entre ajustarse a una moda que puede que el cliente mismo te pida que hagas y tu propia firma?

Depende; si estamos diseñando una portada de una revista o una página web, podría ser e incluso debería ser trendy, seguir las modas, ser de ahora. Si es una marca o Arquitectura o cualquier otra cosa que se mantendrá durante décadas, no debería.

Algunos dicen que el Arte debería permanecer inútil porque el Arte debería existir por existir. Otros dicen que el Arte debería tener una funcionalidad, desde explicar hasta enseñar. Y luego está el Diseño… ¿que se queda en mitad del campo de batalla?

Sí, como Donald Judd bien dijo: “el Diseño tiene que funcionar, el Arte, no”. Coincido. Y el maravillosamente romántico Theophile Gautier postuló: “Algo sólo puede ser verdaderamente bello si no tiene ninguna función. Todo lo que es verdaderamente útil es feo. La habitación más útil de una casa es el baño”.

“Elige al cliente, no cuánto paga”. ¿Supongo que te tienes que sentir en la misma honda que el cliente para hacer algo con lo que te sientas cómodo? ¿La frase de “fíngelo hasta conseguirlo” no sería válida aquí?

Sí, tratamos de coger proyectos en los que usaríamos los productos o servicios nosotros mismos. Esto lo hace todo más fácil; no tenemos que mentir y estamos automáticamente interesados.

Hablando de tu estudio, ¿cómo conociste a Jessica?

Jessica vino al estudio con su portfolio y la contratamos en ese mismo momento. Era tan buena (tiene muy buenas ideas y sabe cómo ejecutarlas de forma estética, mucho sentido común y trabajo duro) que se convirtió en socia tres años más tarde.

¿Sientes ahora algo como “sí, he llegado a algún lado” (el momento “hell yeah!”) o sientes que hay mucho que hacer y aprender aún?

Estoy muy contento de que el diseño se haya convertido en un campo tan vasto que nos permite visitar y trabajar en los límites, y seguir llamándonos diseñadores. En los últimos años hemos diseñado un largo documental, blogs personales, sistemas de branding, portadas de revistas, muebles y páginas web, todo sin salir del área. Estaría aburrido si no fuese así.

“La felicidad está basada un 40% en hacer nuevas actividades, un 10% en el estado de tu vida y un 50% en la genética”. Que la mitad sea genética es una prospección un poco desalentadora; parece que no se puede hacer mucho por tu propia felicidad si la genética está en contra. ¿O sí?

Claro. Al fin y al cabo es lo mismo que en los deporte: puede que yo no tenga la mejor construcción genética para ser el más rápido para, digamos, los 1000 metros lisos, y no me convertiré nunca en campeón mundial, pero si me entreno bien, seré mucho más rápido.

¿Estás más cerca de la clave de la felicidad ahora?

Bueno, la última vez que hice notas diarias sobre mi felicidad, llegué a una media de 7,5/10. Cuando empecé hace seis años, era de 6,8/10. Puede que no lo llame la clave de la felicidad pero sí que es un avance consistente.

¿Cuáles son los planes de futuro para ti y para vuestro estudio?

No me gusta hablar sobre futuros proyectos, porque he notado que si hablo mucho de ellos pierdo las ganas de hacerlos.

He comprobado que llega un momento en las conversaciones con la gente en el que básicamente… todos queremos ser como Stefan Sagmeister. Es verdad.

Jajajajaja. Lo dudo mucho.

Preguntamos esta cuestión a todas las personas entrevistadas en La Monda. Os damos el comienzo de una frase y la tenéis que terminar. Aquí va…

“La expresión artística como forma de defender”… el hecho de que la belleza es parte de lo que significa ser humano.

Screen Shot 2016-06-21 at 12.10.41

Screen Shot 2016-06-21 at 12.11.08

Screen Shot 2016-06-21 at 12.11.39

Screen Shot 2016-06-21 at 12.13.26

Screen Shot 2016-06-21 at 12.14.03

Screen Shot 2016-06-21 at 12.11.56

Screen Shot 2016-06-21 at 12.12.36

Screen Shot 2016-06-21 at 12.12.16

3049883-slide-s-2-to-move-office-sagmeister-walsh-get-naked-and-covered-in-bugs

Attachment-1-1024x1024

 

Foto
Sharif Hamza