Riikka Hyvönen: CULOS POLICROMADOS

freshmeat-in-fishnets-kopio

Un año más, hemos superado la Navidad y con ella un ciclo de comidas familiares, villancicos edulcorados, niños con mandíbulas desencajadas y programas televisivos rebosantes de caspa. Decimos adiós con orgullo a todos estos elementos que tan jodidamente representan estas fechas, pero de lo que no nos desprendemos es del lechazo, los pimientos rellenos, el cocido, los polvorones y las figuritas de mazapán que se han agarrado a nuestra zona abdominal cual maruja a falda de Primark. “Es normal, es enero” es esa débil excusa que usamos todos intentando creer que febrero tiene un efecto faja que nos dejará con tipín de posguerra; si tan dura es la famosa cuesta de enero, ponte el chándal y súbela, porque, si no, no hay otra manera de deshacerte de tus nuevas amigas, las lorzas. Y es que, aunque nos pese, esto sólo se va enfrentándonos a nuestros demonios y entregándonos a la tiranía del fitness con sudor y lágrimas.

Hay mil maneras de hacerlo y todas ellas horribles: desde zumba con ladrillos en una mochila, hasta yoga en una sauna de vapor, dolor, sudor y dignidad zero. Riikka Hyvönen nos muestra con sus cuadros el sufrimiento de distintos traseros al calzarse unos patines en línea y besarse con el asfalto. Culos policromados que reflejan claramente el martirio contra los excesos navideños.
50-shades-of-purple-small-kopio
 —
omg-uk-made-in-uk1
 —
good-god-to-the-bruise-and-the-booty-way-to-go-out-with-a-bang
 —
violet-youre-turning-violet-violet-kopio
 —
i-got-a-really-beautiful-bruise-kopio
 —
oh-lord-bigger-kopio
 —
little-scratch-kopio

Deja un comentario