Las Disco-Balls se derriten según Rotganzen

rotganzen3

Como los relojes de los cuadros de Dalí que se derriten como queso Brie al sol, las bolas de discoteca se sienten acabadas y se hunden como nuestro cuerpo en el sofá los domingos. Así lo explican sus autores, Rotganzen, un colectivo artístico de Rotterdam, cuando describen a sus bolas derretidas como un recuerdo de su momento de gloria. Rotganzen son tres chicos de los Países Bajos: Robin, Joeri and Mark. Forman un grupo con mucho gancho que crea trabajos muy atractivos visualmente. Juegan con el humor de los objetos y les dan una personalidad, como a estas bolas. Las disco- balls fueron grandes, bonitas y brillantes. Gobernaron el centro de la pista durante décadas y, ahora, cambian de forma con un punto de vista divertido sin ningún toque catastrófico sino con sentido del humor. Como un globo de helio deshinchado, que lo guardas por cariño y no ves el momento de tirarlo a la basura hasta que sólo es un cacho de plástico. Entonces el globo  entiende que es el momento de retirarse y pasar a ser un ser mejor. O quizás es tan simple como pensar que las bolas de discoteca también tienen resaca.

 

Fotos y web
Rotganzen
Post
Marta Gui

Deja un comentario