DOM SEBASTIAN: LO SIENTO, SENTIRÁS ENVIDIA

Los pecados capitales son siete y, como una hernia o una verruga que ni haciéndole vudú puedes quitar, a todos nos cae uno encima de forma más acusada desde el día en que nacemos. Todos conocemos a un goloso, a un vago, a alguien que tiene la mecha muy corta.

No sabemos de qué pecará exactamente Dom Sebastian, pero, desde luego, tenemos claro lo que él nos hace sentir: envidia. Y mucha. Porque este artista/creativo/diseñador es muy joven y aún está estudiando. Porque tiene una marca de moda, hace música, Arte y Diseño y fijo que sale guapo en la foto del DNI. Afincado en Londres y puliendo su potencial en la prestigiosa Central Saint Martins, aplica su visión a crear nuevos estilos gráficos, fotográficos o textiles. Dado que aún no tiene ni la carrera, Dom Sebastian es uno de esos nombres a los que, seguro, habrá que seguir.

dom sebastian design photography graphic artist

dom sebastian design photography graphic artist

dom sebastian design photography graphic artist

dom sebastian design photography graphic artist

dom sebastian design photography graphic artist

dom sebastian design photography graphic artist

La reina dorada: Lina Viktor

En el mundo de Lina no te van a engañar; todo lo que reluce ES oro. Exponiendo ahora en solitario en la galería 151 de Nueva York, su trabajo nos atrapa por su intensidad visual. Varios colores saltan a la vista: blanco y negro, dorado, azul Klein, rojo russian… Ésta llamativa a la par que sutil mezcla actúa como un faro anunciando el trabajo artístico. En una mirada más en profundidad, los estampados revelan una combinación de varias influencias: el número áureo, símbolos de la antigua Grecia, exuberancia barroca, abstracción y… ¿estilo gangsta? Donde sea que se mire, el halo dorado te alcanza. ¡Bravo Lina!

lina_viktor_lamondamagazine_art_7

lina_viktor_lamondamagazine_art_6

lina_viktor_lamondamagazine_art_5

lina_viktor_lamondamagazine_art_4

lina_viktor_lamondamagazine_art_3

Eric Yahnker – Arte Tex-Mex

Es pensar en lápices de colores y una ola de nostalgia invade nuestro cuerpo, transportándonos a esa infancia en la que nos pasábamos el día coloreando libretas y compitiendo por saber quién tenía la caja de Alpino con más lápices (el primer caso de lucha de clases en la vida de toda persona es ése). 

Sin embargo, en el momento en el que descubres el trabajo del artista Eric Yahnker, la nostalgia se convierte rápidamente en incredulidad. ¿Cómo puede ser que con los mismos lápices con los que tú dibujabas tus Pokémons favoritos se hagan obras como las de este artista americano? No sólo lo peta en la técnica, sino que lo que dibuja es para mear y no echar gota; Obama con Miley Cyrus en la ventana paseándose con su bola, WonderWoman Barbuda a lo Conchita Wurst o Michael Jordan haciéndole un maté a Courbet (toda una declaración postmodernista). Como lo de los lápices de colores se le queda corto, el muchacho ha decidido tirarse a la escultura colocándole tangas o sombreros mejicanos de 15 metros de altura al estado de Texas. Obras con regusto a salsa Tex-Mex, ¡éste es el arte que queremos en La Monda!

eric_yahnker_lamondamagazine_art_2

eric_yahnker_lamondamagazine_art_3

eric_yahnker_lamondamagazine_art_5

eric_yahnker_lamondamagazine_art_1

ERWIN OLAF

¿Qué pasaría si los mundos oníricos de Wes Anderson y los paisajes melancólicos de David Lynch se unieran? Pues como en La Monda os solemos dar todo mascadito, ya os damos nosotros mismos la respuesta, que es tan sencilla como mirar el trabajo fotográfico del noruego Erwin Olaf, trabajo que es tan o más ensoñador que el de los dos sujetos anteriores.

Lo que más le gusta a este artista es recoger y representar la vida cotidiana de las profundidades de Estados Unidos. Sí, amigos, de todos aquellos estados que no sabríais situar en el mapa, como Utah, Idaho, Misuri, que en castellano, efectivamente, se escribe así, Iowa… Los rituales diarios de estos lugares tan de serie de los 90 son tan patrióticos como ir a entrenar con las cheerleader o pasear con tu grupo de Boy Scouts. Lo mismo nos da una cosa que otra, porque todo el folclore nos gusta más que nada, por no mencionar el color y la distribución de las imágenes, maravilla pura con la que consigue transmitir todo su mundo con un disparo.

 

erwin_olaf_la_monda_magazine_photography_1

erwin_olaf_la_monda_magazine_photography_4

erwin_olaf_la_monda_magazine_photography_6

erwin_olaf_la_monda_magazine_photography_2

El surrealismo de Dominik Tarabanski

En este post no vais a encontrar nada rimbombante, brillante ni folklórico. Tampoco vírgenes ni nada relacionado con lo religioso (os avisamos porque seguramente ya estaréis acostumbrados a nuestra visión kitsch-flamenquito-fusión). Hoy os presentamos a un fotógrafo afincado en Nueva York, que, después de merodear durante 12 años por Cracovia, sigue puliendo su estilo de una manera asombrosa: pureza y simpleza, sobriedad y surrealismo. Estamos completamente atontados mirando su trabajo, así que aquí os lo dejamos para que disfrutéis un ratillo. Seguidle la pista que tiene pinta de arrasar en muy poco tiempo.

 

dominik_tarabanski_la_monda_magazine_1

 

dominik_tarabanski_la_monda_magazine_3

 

dominik_tarabanski_la_monda_magazine_4

 

dominik_tarabanski_la_monda_magazine_5

El mundo paralelo de Rikako Nagashima

Hoy queremos presentaros a esta japonesa que ve el ruido en forma de cables o flores, construye vestidos hechos de algodón natural y cuyas lágrimas no son de agua sino de cera. Aparte de interpretar la realidad a su modo, también crea proyectos personales (que, ojalá se hicieran realidad) como su restaurante francés «Mangez-moi», cuyo menú te invita a comer de la manera más descarada. Nos encanta su sencillez a la hora de ser marrana y su ingenio a la hora de replantearse lo ordinario (en ambos sentidos). Esta diseñadora es ruda, atrevida y estupenda.

rikako_nagashima_la_monda_magazine_1

rikako_nagashima_la_monda_magazine_2

¡rikako_nagashima_la_monda_magazine_3

rikako_nagashima_la_monda_magazine_4

rikako_nagashima_la_monda_magazine_7

COMEMOS CON CARL KLEINER

Lo admitimos, somos de buen comer (unos más que otros, pero en general, nos gusta tener siempre la boca llena y el estómago también). Además, vivimos en un país donde lo primero es sentarse a comer y cotillear en voz alta, casi chillando. Es nuestro ritual diario. Hasta ahí, un olé por nosotros, pero…¿qué pasaría si el artista Carl Kleiner decorara nuestros platos? Pista: seríamos aún más envidiados, comeríamos aún más y seríamos aún más felices (porque sí, queridos lectores del más allá, en España estamos muy jodidos, seremos el país de la pandereta y todo lo que queráis, pero en cuanto a risas y felicidad o positivismo en resumidas cuentas, no nos gana nadie).  Así que solo nos queda hacer el ya típico llamamiento de La Monda: Carl,  por favor, déjate caer por nuestra redacción y déjanos boquiabiertos (nunca mejor dicho) con tus bodegones de comida, que la mejor materia prima está aquí.

YOKO ONO – bad dancer

«Cuando tu corazón está bailando, tu mente está saltando, salta, salta, salta. Soy una mala cantante….». No, no es la letra del último hit de Sonia y Selena. Es la nueva canción de la artista plástica/actriz/ex-hippie, Yoko Ono. Su carrera como cantante se remonta a 1971, colaborando con el difunto John Lennon. En el nuevo videoclip de la octogenaria, podemos encontrar artistas de la talla de Roberta Flack (“Killing Me Softly”), Beasty Boys, Reggie Watts, Heems etc. Os dejamos con la mala bailarina Yoko Ono.

Alfombra + tumblr = Faig Ahmed

Mezclemos conceptos, hagamos algo nuevo. Cojamos, por ejemplo, un elemento aburrido como podría ser una alfombra comprada en el Rastro y mezclémosla con estética Tumblr. El resultado probablemente no nos quede tan fascinante como las alfombras que ha hecho el artista Faig Ahmed, que ha renovado completamente la tradición persa de tejer tapices creando nuevos efectos visuales típicos del Op-Art (o de las distorsiones estándar del adorado PhotoBooth) en piezas que bien podrían estar decorando un museo como en el salón de una bloguera postmoderna. A nosotros nos gustaría poder tener una alfombra para decorar la entrada de la redacción, pero teniendo en cuenta que el precio de dichas creaciones es como si lo hubieran tejido unas monjas albinas ciegas, nos tendremos que contentar con el tapiz que nos puedan hacer nuestras abuelas. Por soñar que no quede.

Artistas de pinta y colorea. Minna Gilligan.

No lo digo a malas, ni me estoy poniendo celosa, lo juro. Minna Gilligan se considera artista y hasta ahí todos le respetamos. Su técnica es extraordinaria. Y cuando digo extraordinaria, me refiero a fuera de lo común para tener más de seis años. Rotuladores, pegamento, revistas viejas, poesía y ¡voilá! Aparentemente estúpido pero con notas psicodélicas y nostálgicas que me hacen pensar que hay un sitio en el mercado del arte para ella. Simple y sentimental. Y digo yo: ¡joder! Se me tendría que haber ocurrido a mí.