MEATWRECK: LA INCOMODIDAD

Hay algo terriblemente surrealista en Meatwreck. De la misma forma que los típicos posts sobre objetos molestamente mal colocados y baldosas torcidas nos provocan tanta fascinación como odio irrefrenable, Meatwreck emanan ese morbo que solo las fobias tienen. O si no, fijáos en aquellos que tienen tripofobia (como nuestro director) que no pueden parar de ver imágenes que justo destilan, eso, tripofobia extrema, mientras tienen arcaditas. Meatwreck es un dúo de fotógrafos conformado por Mitra Saboury y Derek Paul Boyle. Sus creaciones son, ante todo, inesperadas; se retroalimentan de sensaciones incómodas, casi como si fueran escenas de un sueño de fiebre y empacho. Son esa tentación que no puedes parar de mirar aunque no sepas muy bien por qué; el surrealismo con una vuelta de tuerca de estética impecable. Obviamente, nos encanta.

screen-shot-2016-11-28-at-15-37-16

screen-shot-2016-11-28-at-15-25-37

screen-shot-2016-11-28-at-15-25-04

screen-shot-2016-11-28-at-15-24-13

screen-shot-2016-11-28-at-15-23-45

ODA A LOS PELILLOS A LA MAR

Las postales de tres dimensiones nos parecen una maravilla, y sobretodo si nos pueden distraer. Lo mismo debió pensar esta Alemana con la cabeza un tanto perturbada: Silke Baltruchat. Y es que tiene razón, con tanta depilación y tanta cera nos estamos olvidando de los placeres cotidianos de entretenernos con nuestros propios pelillos. Y es que si tuviéramos estas postales delante no dejaríamos de hacerles nudos, trenzas y tirabuzones a los pelos púbicos ajenos, que gracias a esta artista ahora son también públicos.

KATE MACDOWELL, REGÁLANOS ALGO

¿Existe una fina frontera entre la belleza y lo grotesco?
Eso mismo piensa la estadounidense Kate MacDowell, creadora de piezas escultóricas que juegan con la vida y la muerte. Con sus preciosas obras quiere expresar y criticar el daño que provoca el cambió climático y la contaminación tóxica. Así pues, a veces desde un punto cómico y otros macabro, podemos disfrutar con sus animales descompuestos, del antropomorfismo y de orejas o lenguas. Especímenes únicos dignos de ser embalsamados en frascos de cristal. No sabemos si con esto consigue sensibilizar a mucha gente, lo que si sabemos es que esta escultora tiene un don especial para conseguir piezas excéntricas que mucha gente deseará en sus comedores.