KATE MACDOWELL, REGÁLANOS ALGO

¿Existe una fina frontera entre la belleza y lo grotesco?
Eso mismo piensa la estadounidense Kate MacDowell, creadora de piezas escultóricas que juegan con la vida y la muerte. Con sus preciosas obras quiere expresar y criticar el daño que provoca el cambió climático y la contaminación tóxica. Así pues, a veces desde un punto cómico y otros macabro, podemos disfrutar con sus animales descompuestos, del antropomorfismo y de orejas o lenguas. Especímenes únicos dignos de ser embalsamados en frascos de cristal. No sabemos si con esto consigue sensibilizar a mucha gente, lo que si sabemos es que esta escultora tiene un don especial para conseguir piezas excéntricas que mucha gente deseará en sus comedores.