STILLS & STROKES: EL POPURRÍ

Stills & Strokes saben hacer de todo y cuando digo de todo, es de todo. Empezando por la fotografía y la dirección de arte, pasando por el diseño gráfico y la ilustración, y terminando en la tipografía y el collage, este dúo de artistas establecidos en Berlín utilizan sus manos y sus mentes a las mil maravillas, consiguiendo así imágenes más que impactantes, composiciones perfectas y campañas de publicidad que se merecen un aplauso. ¿Que estáis aburridos de tanto bodegón flúor-cuqui-aburrido? Entrad en la web de Stills & Strokes y disfrutad.

still_strokes_lamondamagazine_10

still_strokes_lamondamagazine_9

still_strokes_lamondamagazine_8

still_strokes_lamondamagazine_6

still_strokes_lamondamagazine_5

still_strokes_lamondamagazine_4

still_strokes_lamondamagazine_3

still_strokes_lamondamagazine_1

@BESSNYC4: CORTA Y PEGA DEL BUENO

Carnaza, erotismo, provocación, ironía y humor: el trabajo de @bessnyc4, usuario online de Douglas Abraham, creador de la marca Bess de joyería y moda, lo tiene todo. Instagram, que un día ya le borró la cuenta por no dedicarse a poner gatos y perros haciendo cosas sino caras de modelos de Givenchy pegadas a cuerpos de actrices porno de los años 70, es su galería; ahí es donde podemos encontrar ejemplos de sus collages pegados con lo que suponemos que es una mezcla de cola y crítica al mundo de la moda. Abraham presenta una combinación que es, válganos el lugar común, nueva, y se pasa por el forro el respeto a las grandes casas, convirtiéndose en un punky fanzinero con más seguidores que habitantes hay en Cuenca. @bessnyc4 es vitaminas para nuestro cerebro.

bessnyc4 collage graphic porn fun fashion instagram

bessnyc4 collage graphic porn fun fashion instagram

bessnyc4 collage graphic porn fun fashion instagram

bessnyc4 collage graphic porn fun fashion instagram

bessnyc4 collage graphic porn fun fashion instagram

bessnyc4 collage graphic porn fun fashion instagram

bessnyc4 collage graphic porn fun fashion instagram

LOBULO Y SU SANTA PACIENCIA

Aparte de que su nombre artístico nos parece fabuloso, Lobulo es uno de los mejores ejemplos del saber hacer, del gusto y de la paciencia, eso que cualquier alma creativa necesita para poder afrontar todos los días del calendario (del chino también) con positivismo y arcoiris en los ojos. Maneja las manos a las mil maravillas, utiliza los materiales con mucho esmero y termina sus obras con un acabado más que espectacular… y el resultado son nombres como Google, CocaCola, Converse o New Era en su lista de clientes. Todo real, todo físico, todo en volumen; Lobulo tiene magia en las manos.

lobulo_paper_design_graphic_product_lamondamagazine_7

lobulo_paper_design_graphic_product_lamondamagazine_6

lobulo_paper_design_graphic_product_lamondamagazine_5

lobulo_paper_design_graphic_product_lamondamagazine_3

lobulo_paper_design_graphic_product_lamondamagazine_2

lobulo paper design graphic product lamondamagazine

JOE SINNESS: Es exuberante, vibra y no es un vibrador.

Joe Sinness dibuja a lápiz bodegones maravillosos, brillantes y exuberantes, que no son nada eróticos, aunque nos ponen mucho. Combina en sus dibujos artículos encontrados en tiendas de segunda mano, flores y joyas para crear naturalezas muertas construidas con un detalle impresionante.

Este artista de Minnesota crea el bodegón al natural para poder fotografiarlo y dibujarlo con sus colores Prismacolor; además de que su laboriosa técnica y el resultado nos dejan deslumbrados (nunca mejor dicho), Sinness va más allá incluyendo mensaje profundo. Sabéis que todo lo profundo nos roba el alma. El estadounidense no escoge productos al azar, sino que está interesado en utilizar objetos que reflejan la sociedad, el consumismo y, en especial, el querer ser rico y famoso. «Estoy interesado en cómo los objetos y las personas que buscan la fama se convierten en productos de consumo, una paradoja que hace que su búsqueda artística en pos de la inmortalidad se convierta en algo desechable y mercantilizado», dice. Sinnes nos da en toda la cara y abofetea nuestra ocasional superficialidad vibrando.

joe sinness paint collage la monda magazine

joe sinness paint collage la monda magazine

joe sinness paint collage la monda magazine

joe sinness paint collage la monda magazine

DIGITAL APTITUDE: ORO PARECE, PLATA NO ES

¿Qué hay escondido detrás de las portadas de los discos más emblemáticos de la escena musical? ¿Unicornios? ¿El cáliz sagrado? ¿Carmen Sandiego?

Todos sabemos que las portadas suelen, o solían ser, un resumen de lo que las bandas querían transmitir con su álbum; algún mensaje o, simplemente, un retrato de su estilo. Pero… ¿qué pasa si ampliamos esa carátula y vemos lo que hay en el «contracampo» de la imagen? Con este proyecto que ha llevado a cabo la agencia Digital Aptitude, han elegido las portadas que serían víctima de su «revelación» y han creado meticulosamente y con mucha ocurrencia un fondo que rodea cada una de las escenas. Lo ingeniosa que resulta ser la ejecución de la idea, hace que «My World» de Justin Bieber o «19» de Adele sean discos que merecen la pena un segundo vistazo.

music graphic collage edit la monda magazine

music graphic collage edit la monda magazine

music graphic collage edit la monda magazine

music graphic collage edit la monda magazine

music graphic collage edit la monda magazine

 

PIERRE DEBUSSCHERE: UN PASO MÁS ALLÁ

La fotografía de moda, ese mundo lleno de rosas, espinas, las zarzas que las rodean, las malas hierbas resistentes, las babosas, caracoles, el musgo, el pastorcillo y todo el Belén si se escarba un poco. Donde las apariencias engañan, los retoques mienten y las excepciones asombran.

Como Pierre Debusschere. Está el todo, y luego está Pierre Debusschere. El Big Bang y Pierre Debusschere. Este fotógrafo multidisclipinar que explora el campo de la imagen y el vídeo de moda es colaborador habitual de Dazed & Confused, ha trabajado para Raf Simons, Nowness, Numéro, Maison Martin Margiela, Vuitton y ha tenido su propio proyecto en Colette, París. Con su mezcla y maestría en la postproducción, consigue retratar lo que parece que verdaderamente reside debajo de la superficie de los modelos y los conceptos confiriendo a las imágenes con un halo de irrealidad que, a su vez, les otorga más veracidad. Llevarlas a otro mundo para que sean más palpables. Con Debusschere, escarbar merece la pena.

pierre debusschere portrait fashion photography la monda magazine

pierre debusschere portrait fashion photography la monda magazine

pierre debusschere portrait fashion photography la monda magazine

pierre debusschere portrait fashion photography la monda magazine

pierre debusschere portrait fashion photography la monda magazine

pierre debusschere portrait fashion photography la monda magazine

VANESA KRONGOLD NO ES REAL

Queremos aclarar que no nos hemos enamorado de Vanesa Krongold por su web, en la que hay un unicornio que corre a la nada y, no, tampoco estamos influenciados por ese detalle tan mono de que el cursor sea una margarita. Realmente la tía es una crack y hace lo que le da la gana en sus colecciones de ropa: cortes asimétricos, pescaos y limones, degradados de mil colores, plásticos y espumillón…Podríamos seguir citando elementos hasta el infinito y más allá. No sabemos de dónde saca la inspiración pero suponemos que probablemente de todo, por eso, el resultado al principio sorprende y luego atrapa.
¿Os confesamos un secreto para quererla aún más? Clickad en el unicornio corredor y disfrutad a lo grande.

vanessa krongold fashion designer

vanessa krongold fashion designer

vanessa krongold fashion designer

vanessa krongold fashion designer

vanesa_krongold_fashion_designer_lamondamagazine_7

vanessa krongold fashion designer

vanessa krongold fashion designer

vanessa krongold fashion designer

vanessa krongold fashion designer

Steph Davidson, l’enfant terrible d’internet

Internet, ese inconmensurable mundo donde gatos, gifs psicodélicos y vídeos porno se juntan para regalarnos horas de procastrinación sin igual; ese lugar donde se reúne toda la basura gráfica, vertedero de imágenes sin sentido, en el que se resume el declive de nuestra generación.
Es en medio de esta maraña de mierda visual donde artistas como Steph Davidson encuentran su fuente de inspiración para crear sus estridentes collages que nos dejan las retinas haciendo chiribitas; composiciones hechas a partir de inútiles fotografías del Getty Images como familias felices, ranas del trópico o surtidos de gelatina color plutonio. Haciendo alarde de su dominio de los residuos gráficos de internet, la joven artista canadiense también nos deleita con patterns, renders, gifs e incluso una galería dedicada a la maravillosa temática fotográfica tan representativa de nuestra generación como es el selfie. No sólo son las imágenes lo que impacta de la web de esta enfant terrible d’internet, sino también como está programada con apartados diseñados con scrolling parallax que hacen de la web un viaje a los confines del inframundo cibernético (el apartado INFIERNO es un flipe sin igual). Una artista inabarcable que hará que nos pasemos todo agosto surcando el ancho mundo de Internet y quemando nuestras córneas.

steph davidson art digital internet

steph davidson art digital internet

steph davidson art digital internet

steph davidson art digital internet

steph davidson art digital internet

steph davidson art digital internet

steph davidson art digital internet

LA EPILEPSIA DE LUCA MAININI

Una placentera epilepsia es lo que hemos experimentado al entrar en la web de Luca Mainini. Y tú, persona bondadosa donde las haya, piensas: “ seréis crueles, la epilepsia es de todo menos placentera“. LO SABEMOS, ¿VALE? Pero esto es diferente, se trata de una epilepsia creativa (nota: incluir este nuevo término en el diccionario de La Monda). Los gifs de Luca son una explosión de color, movimiento e ironía que nos tienen atrapados como una mosca pegada a la luz. Aquí nos tenéis, hipnotizados babeando la pantalla del ordenador y admirando sus collages en movimiento repletos de mujeres sexys, joyas y patatas fritas. En serio, ¿no os parece gloria?

 luca_mainini_collage_gif_lamondamagazine_1 luca_mainini_collage_gif_lamondamagazine_2 luca_mainini_collage_gif_lamondamagazine_3
luca_mainini_collage_gif_lamondamagazine_4 luca_mainini_collage_gif_lamondamagazine_5 luca_mainini_collage_gif_lamondamagazine_7

Ser Fat-Fat, por Aude Debout y Caroline Lollo

Para pertenecer al Fat-Fat club no hay que estar gordo. Hay que ser gordo. Que es muy diferente. Una persona que está gorda es alguien que aparentemente tiene unos kilitos de más, de más de los que impone el canon actual de tener «kilitos». Una persona que está gorda suele tener un peso considerable y una masa un poco excéntrica. Una persona que está gorda, no tiene por qué ser gorda. Ser gordo, y aquí está la diferencia, implica pensar siempre en comer, comida y derivados. Ser gordo es estar en la comida y pensar en la cena, y estar en la cena y pensar en el desayuno. Es ser incapaz de saltarse una comida, es ser incapaz de sentir culpabilidad después de un atracón. Nos encanta. Y por eso, y sólo por eso, nosotros queremos ser miembros del FAT-FAT CLUB.

Disfrutemos del Fat-Fat Club, un libro brillante y travieso de Aude Debout y Caroline Lollo. En él se imaginan cómo la gente que es gorda (y no la que está gorda) y glotona ve el mundo. Un libro partido en dos, uno para la visión de la gente normal y otro para los insaciables. Una idea simple, pero genial. Que sí, la Casa Blanca acaba en un pastelito de nata o la cara de una princesa podría ser un «cupcake» monísimo. Somos glotones, queremos más Fat-Fat Club.

fatfatclub_book_graphic_photo_lamondamagazine_1

fatfatclub_book_graphic_photo_lamondamagazine_2

fatfatclub_book_graphic_photo_lamondamagazine_3

fatfatclub_book_graphic_photo_lamondamagazine_4