Museo del Gato

Hasta el día de hoy, el circuito museístico español siempre ha dejado mucho que desear; siendo herederos de la cultura de sol, la paella y la sangría, era de esperar que estos templos del conocimiento tan solo acojan a turistas ansiosos por arrasar con toda tienda de souvenirs que encuentren a su paso. Por suerte, la cosa ha cambiado: se abre en España la institución artística que situará al país en la cumbre del panorama cultural internacional, desbancando a la Tate Modern o al Louvre de París. Se inaugura en la lujosa población costera de Lloret de Mar, el primer museo dedicado única y exclusivamente al mundo gatuno. Si ya los egipcios, en la cuna de la civilización, rendían culto al gato, nosotros los españoles no vamos a ser menos. El museo del gato, dirigido por una multimillonaria rusa de gusto dudoso, muestra las obras más nauseabundas del panorama internacional; una oda al mal gusto, a la caspa y a lo freak. Sólo en España o en una aldea de la estepa siberiana podrían encontrarse una institución como esta. Como gran consumidor de mierda cibernética que soy, os recomiendo que echéis un vistazo a su página web, es pa’ mear y no echar gota, a medio camino entre la obra de una niña de preescolar con sobredosis de azúcar y la de un programador ruso con trastorno psicótico post guerra fría. Si queréis quemaros las retinas no dudéis en daros una vuelta por su galería o sección “amigos” (sí, hay otros centros dedicados al mundo felino, ¡teatros incluso!). Preparaos para llorar sangre queridos lectores.

cat_museum_freak_lamondamagazine_1

cat_museum_freak_lamondamagazine_2

cat_museum_freak_lamondamagazine_4

¡A comer con el “Wurst Art” de Karsten Wegener!

Todos los de La Monda nos acordamos del más que repetido “hijo ¡no juegues con la comida!” que escuchábamos de pequeños y que reprimieron nuestros impulsos artísticos (del más inofensivo al más subversivo) que nos empujaban a hacer castillos de galletas, juegos con las Mikado, frescos en las paredes blancas con el zumo de remolacha… Afortunadamente para el patrimonio artístico de la humanidad mundial, parece que otros tuvieron mucho más libertad en su infancia. Es el caso del fotógrafo de publicidad alemán Karsten Wegener, que revisita unos clásicos del arte contemporáneo con un producto local y emblemático: ¡las salchichas Frankfurt! Así en la sección charcutería conseguimos El grito del jamón de Edvard Munch, el Caniche de salchichas de Jeff Koons, los Girasoles de Mortadelas de Van Gogh, Madre e hijo de salchichas de Damien Hirst,… ¿Homenaje o guasa? En cualquier caso ¡bon apétit!

REALISMO AL CUADRADO, POR JOSH KEYES

Artistas hiperrealistas hay muchos, muchísimos… Pero no son tantos los que utilizan su dominio de la técnica (que no de estilo) como un valor añadido en sus obras. Josh Keyes, licenciado en Arte en la School of the Art Institute of Chicago nos muestra su trabajo delirante con un punto de enfoque muy gráfico, mezclando el mundo de la naturaleza salvaje y el urbano. Os dejamos con el trabajo de este artista caótico y sus estupendas composiciones.