POLLY PENROSE: 10 SEGUNDOS

Encajar nunca ha sido fácil; el ser humano ha nacido tanto para vivir en sociedad  como para ser rechazado por ella. Como la pieza amorfa que te fastidia la partida de Tetris, algunas veces no podemos evitar sentir el escozor mental que hace que te cuestiones qué haces en ese cumpleaños en el todos hablan iraní profundo y no conoces ni al homenajeado.

Polly Penrose quiere encajar en el mundo. Así describe su trabajo, especialmente la serie «Body of Work», un proyecto de autorretratos y desnudo en los que Penrose interactúa con cualquier objeto, hueco, cortina o silla que se encuentre en el camino. El disparador automático y la posibilidad de los moratones son el pan de cada día de esta fotógrafa afincada en Londres que encarna plasticidad e intriga en 10 segundos de magia.

IMG_1261_v2

IMG_0911_v2

IMG_8031_v2-copy

IMG_0377

IMG_9561

Juno Calypso: Eternal Beauty

Es normal, no eres la única a la que le pasa. De hecho, nos pasa a todas. Siempre que encendemos el televisor queremos ponernos el pijama, taparnos bajo una manta y atragantarnos viendo del tirón todos los capítulos de “Las Chicas Gilmore”. Y es que es lógico que cada vez que oyes conceptos como «crema antiarrugas», «cera depilatoria», «gel vaginal chily», «0 calorías» o «dieta sana» te hundas en la más absoluta de las miserias y quieras aferrarte a tu mejor amiga, la tarrina king size de Ben&Jerry.

La cultura alrededor de la imagen es el pilar de nuestra sociedad; hay una gran industria detrás que dicta cómo debemos ser, qué debemos llevar y nos castiga si nos hacemos viejas o salimos a comprar tabaco en chándal. El lobby cosmético ha cogido el lema de “la arruga es bella” y sea ha limpiado el culo; “no, guapa, no, la arruga es fea y tú estás gorda” es el lema que impera en los medios.

Por suerte, hay artistas que intentan dinamitar todo este sistema. Es el caso de Juno Calypso, quien adopta todo el imaginario del mundo de la cosmética para crear imágenes inquietantes, cercanas a transmitir el malestar que nos producen los anuncios de teletienda. Una artista que, siguiendo los pasos de Cindy Sherman, se disfraza para señalar la tiranía del rosa pastel y los anticelulíticos a través del vídeo y la fotografía.

juno calypso photo art lamondamagazine

juno calypso photo art lamondamagazine

juno calypso photo art lamondamagazine

juno calypso photo art lamondamagazine

juno calypso photo art lamondamagazine

juno calypso photo art lamondamagazine

KATE MACDOWELL, REGÁLANOS ALGO

¿Existe una fina frontera entre la belleza y lo grotesco?
Eso mismo piensa la estadounidense Kate MacDowell, creadora de piezas escultóricas que juegan con la vida y la muerte. Con sus preciosas obras quiere expresar y criticar el daño que provoca el cambió climático y la contaminación tóxica. Así pues, a veces desde un punto cómico y otros macabro, podemos disfrutar con sus animales descompuestos, del antropomorfismo y de orejas o lenguas. Especímenes únicos dignos de ser embalsamados en frascos de cristal. No sabemos si con esto consigue sensibilizar a mucha gente, lo que si sabemos es que esta escultora tiene un don especial para conseguir piezas excéntricas que mucha gente deseará en sus comedores. 

DIOS SE DEPILA

Son muchos los que intentan transformar una acción común en algo pseudoartístico. Pocos son los que lo consiguen. Un ejemplo concreto es el estudio Nowness, los cuales, con una lección de maestría en la dirección de arte y elección de artistas, nos maravillan con sus vídeos. Os presentamos uno de ellos, que, teniendo como modelo a este semental con aires de dios greco romano, nos enseñan como depilarnos y rasurarnos todo el cuerpo sin apenas sentir dolor, ocupando solamente cinco minutos de nuestras atareadas vidas y, al parecer, sintiendo un extremo placer. Nada, podéis empezar a pedir hora.