ALEXANDRA BRUEL: LA ILUMINACIÓN LLEGÓ CON LA PLASTILINA

Los días de escuela en los que entrabas a clase y veías, en un carrito, la tele y el reproductor de vídeo, eran, probablemente, los mejores días de todo tu paso por el sistema educativo. En la clasificación, esos maravillosos días de dibujos animados cutres, Gloria Fuertes y moralejas azucaradas irían seguidos de las ocasiones en las que tenías dentista y te pirabas en plan «see ya bitches» y aquellos en los que entraba en juego ese material de arcoiris, la cera de oído de los dioses, la felicidad moldeable de olor penetrante; la plastilina.

Alexandra Bruel tuvo que interiorizar mucho esta fase porque, años más tarde, se ha convertido en la reina de la plastilina con permiso de Pingu, Wallace & Gromit y Chicken Run (a mis brazos, inútil cultura audiovisual). Bruel, Directora de Arte y Diseñadora de Set afincada en París y que estudió Diseño Gráfico en la escuela parisina Gobelins, aplica su plastifetiche a todo. Literalmente. Trabajos para Vogue, Nescafé, WAD, Bvlgari, Tic Tac, Virgin o Converse incluídos. Con un ojo increíble, un maravilloso uso del color y desprendiendo, sí, lógicamente, mucha plasticidad, Bruel ha despertado un mundo de posibilidades en nosotros.

alexandra bruel set design

alexandra bruel set design

alexandra bruel set design

alexandra bruel set design

alexandra bruel set design

alexandra bruel set design

alexandra bruel set design

12 POINTS PARA BRAIN & BEAST

Desde La Monda queremos felicitar a Ángel Vilda, César Olivares y Verónica Raposo, el trío de diseñadores detrás de Brain & Beast, que tras la última edición del 080, se han alzado con el premio a la mejor colección. (Hemos tardado, pero aquí nuestra opinión, que más vale tarde que nunca). Una propuesta muy veraniega donde las prendas oversize, los prints, los pañuelos y los estampados de flores se llevan todo el protagonismo.  Como prendas estelares nos encontramos sus chaquetas y pantalones tejanos tan característicos de la marca y las camisas de pañuelos palestinos, que se combinan perfectamente con camisas de seda, polos o chaquetas. Pero, sin duda, lo mejor del desfile fueron los complementos y la puesta en escena, entre los que encontramos los pañuelos de seda, cables eléctricos a modo de cinturones, y las bolsas-parches. ¿El punto a destacar ? Sus patrones, donde las superposiciones de tejidos crean volúmenes en prendas básicas, creando así una visión nueva y refrescante. 

¡Felicidades por el premio! ¡12 points para vosotros!