GATOS: ¿QUIÉN DOMINA EL MUNDO?

Después de los sucesos de estas últimas dos semanas, Europa está en estado de pánico. Este pasado fin de semana, las autoridades belgas ordenaron que ante la amenaza de un supuesto ataque terrorista la gente se tapase bajo una manta, no sea que les pillase un gripazo o les estallase una bomba.

En situaciones de alerta máxima, la sociedad siempre ha tendido a refugiarse en sus casas, apelotonándose unos con otros y poniendo velas a la Virgen María, deseando que pasara el calvario lo más rápido posible. Sin embargo, el pánico en la era digital ya no se canaliza a través de la fe, sino como no podía ser de otra manera, a través de lo freak, que es, a fin de cuentas, la única religión verdadera.

Ante la petición de la policía de evitar postear en las redes sociales las medidas de seguridad que se estaban tomando, los ciudadanos belgas empezaron a inundar internet de gatos para desconcertar a los terroristas. El animal favorito de la red se convirtió en la mejor manera para combatir el miedo. Gatos yihadistas, gatos travestis o el dramático encuentro entre un gato y un pepino fue lo que salvo a los belgas del horror. Aprendamos de ello, los gatos son y serán siempre la solución de todo mal.

Captura de pantalla 2015-11-23 a las 19.04.19

Captura de pantalla 2015-11-23 a las 18.57.03

Captura de pantalla 2015-11-23 a las 18.56.18

Captura de pantalla 2015-11-23 a las 18.55.57

Captura de pantalla 2015-11-23 a las 18.55.47

Captura de pantalla 2015-11-23 a las 18.55.25

Captura de pantalla 2015-11-23 a las 18.54.21

Museo del Gato

Hasta el día de hoy, el circuito museístico español siempre ha dejado mucho que desear; siendo herederos de la cultura de sol, la paella y la sangría, era de esperar que estos templos del conocimiento tan solo acojan a turistas ansiosos por arrasar con toda tienda de souvenirs que encuentren a su paso. Por suerte, la cosa ha cambiado: se abre en España la institución artística que situará al país en la cumbre del panorama cultural internacional, desbancando a la Tate Modern o al Louvre de París. Se inaugura en la lujosa población costera de Lloret de Mar, el primer museo dedicado única y exclusivamente al mundo gatuno. Si ya los egipcios, en la cuna de la civilización, rendían culto al gato, nosotros los españoles no vamos a ser menos. El museo del gato, dirigido por una multimillonaria rusa de gusto dudoso, muestra las obras más nauseabundas del panorama internacional; una oda al mal gusto, a la caspa y a lo freak. Sólo en España o en una aldea de la estepa siberiana podrían encontrarse una institución como esta. Como gran consumidor de mierda cibernética que soy, os recomiendo que echéis un vistazo a su página web, es pa’ mear y no echar gota, a medio camino entre la obra de una niña de preescolar con sobredosis de azúcar y la de un programador ruso con trastorno psicótico post guerra fría. Si queréis quemaros las retinas no dudéis en daros una vuelta por su galería o sección “amigos” (sí, hay otros centros dedicados al mundo felino, ¡teatros incluso!). Preparaos para llorar sangre queridos lectores.

cat_museum_freak_lamondamagazine_1

cat_museum_freak_lamondamagazine_2

cat_museum_freak_lamondamagazine_4

Están lloviendo gatos

Madrugar un día, correr la cortina esperando ver el sol y ver que llueven gatos. Y encima en blanco y negro para hacer la escena aún más surrealista y cinematográfica. ¿Molaría no? Pues no va a pasar. A lo mejor llueven ranas porque lo dice la Biblia, pero gatos nanai de la China.

Quizás el temor de no ver este hecho convertido en realidad fue lo que hizo al dúo francés Mrzyk & Moriceau (también creadores del fantástico vídeo de «Look» para Sébastien Tellier o más conocido como “el vídeo del culo meneándose de lado a lado”) ponerse a lanzar y grabar gatos en slow motion con una estética muy pop. Y claro, la combinación con el musicón de la canción “Systematic” de los australianos Midnight Juggernauts ¡no podía fallar!

Nos callamos para que podáis poner todos vuestros sentidos en gozar de estos lentos lindos gatitos. ¡Miiiiiau!

Gastronomia y moda: GATOSUSHI (NEKOZUSHI)

Cojamos dos conceptos aleatorios y creemos una nueva moda que lo pete por todo el mundo, este es el ejercicio que se han hecho un puñado de eruditos japoneses al crear la maravillosa fusión del Neko-sushi (GATOSUSHI en espanyol), disfraces para felinos con forma de distintos tipos de sushi. ¿Porqué? no lo sabemos, más bien la pregunta sería, ¿y porqué no?
Los gatos parecen pasarlo bien imitando los platos estrella del imperio del sol naciente, y normal, ¿a quien no le gustaría poder ser por un día un jugoso sashimi? La iniciativa ha tenido tal éxito que han acabado creando una serie de dibujos con los gatosushi*. Sin duda japón es un país que nos lleva años luz de ventaja, esperemos que en unos años esta iniciativa llegue a españa y podamos ver disfraces gatunos de pincho de tortilla, o de morcilla de burgos.

*ningún gatosushi sufrió maltrato durante el rodaje, es todo ficción, sabemos que estabais preocupados.