LO MOLESTO DE KATERINA KAMPRANI

Un genio, el tío que inventó la rueda. Lo hizo bien, lo hizo fácil, lo hizo pensando en el consumidor final, o en cómo escapar más rápido del * insertar nombre de animal feroz, malo y peligroso * que olisqueaba el aroma por eso de que le había entrado gusa. Un diseño 10, vaya. El Phillippe Starck del siglo V antes de Jesus Christ, representing Mesopotamia.

Y desde ese momento, siempre se ha intentado crear objetos que funcionaran de forma, bueno, eso, funcional. Desde la antes mencionada rueda a Steve Jobs, todos obsesionados con lo orgánico, intuitivo, útil. Hasta llegar a la Grecia, pero moderna. A la arquitecta Katerina Kamprani, que se ha propuesto despertar en nosotros los sentimientos más hostiles hacia el diseño. Esos mismos sentimientos que afloran cuando ves una única baldosa mal puesta en la calle, hormigonada hasta los bordes, sin posibilidad de cambio (algunos tenemos el TOC más acuciado, también es verdad). Kamprani ha inventado en su colección The Uncomfortable (Lo Molesto) platos de pelo, tiradores inflables, paraguas de cemento, botas de agua peep-toe y demás aberraciones en 3D, sólo para recrear ese escalofrío sutil con el que puedes vivir pero que pica lo mismo que la idea de dormir con una araña en tu cuarto.

Nos quedamos con el diseño de cubertería; no se nos ocurre mejor forma de poner nervioso al personal. Bueno, sí. Convenciendo a Ikea para que lo comercialicen.

katerina_kamprani_lamondamagazine_3d_1

katerina_kamprani_lamondamagazine_3d_2

katerina_kamprani_lamondamagazine_3d_3

katerina_kamprani_lamondamagazine_3d_4

katerina_kamprani_lamondamagazine_3d_6