DOLLARSTORE: HOLOCAUSTO NUCLEAR AMOROSO

Dicen que si ocurriese un desastre nuclear sólo sobrevivirían las cucarachas, probablemente las medusas (ese bicho lleva siglos flotando en el mar sin hacer NADA), Naty Abascal y Robert Smith, todos danzando en alegre comparsa ante la destrucción del planeta. O quizá no, pero ante un escenario apocalíptico preferiría que hubiese algo de absurdo.

El absurdo es el pilar base que los fotógrafos Benoit Paille y Daniel Delisle tuvieron al imaginarse su sesión «DollarStore». Según explica el propio Paille, el trasfondo de esta magnífica serie de bodegones con trastos de los chinos es recalcar su existencia basada en el sinsentido, provocar una reflexión sobre la sociedad de consumo y el coste humano de explotación en China que estos inútiles objetos tienen. Estética impecable, colores bien mezclados y figuritas de animales derretidos que no han costado más de 1$ que parecen intentar librarse de residuos tóxicos de fantasía. Paille y Delisle lo han clavado.

Benoit Paille Daniel Delisle dollarstore photography lamondamagazine

Benoit Paille Daniel Delisle dollarstore photography lamondamagazine

Benoit Paille Daniel Delisle dollarstore photography lamondamagazine

Benoit Paille Daniel Delisle dollarstore photography lamondamagazine

Benoit Paille Daniel Delisle dollarstore photography lamondamagazine

Benoit Paille Daniel Delisle dollarstore photography lamondamagazine

Benoit Paille Daniel Delisle dollarstore photography lamondamagazine

LOS SUEÑOS DE TWIN PEAKS, ALEX KISILEVICH

Canada siempre nos ha parecido un país pacífico donde los alces campan a sus anchas, consumen sirope de arce (los canadienses, no los alces), donde todos llevan ropa deportiva por si hay que escapar de algún oso Grizzly rápido y que tienen que estar hartos de sus vecinos estadounidenses por poner la música muy alta (¡vendemos tópicos baratos, señora!). Por romper con todo eso nos entusiasma Alex Kisilevich, artista canadiense con formación en las Artes Visuales y la Fotografía. Sus composiciones inquietantes y misteriosamente bizarras, su mezcla de mundos opuestos, el juego con el error y la descontextualización consiguen una atmósfera tan personal, tan extraña, que nos hace ladear la cabeza y adentrarnos en un mundo de ensueño parecido a aquel de Twin Peaks. En la actualidad, Kisilevich tiene un par de trabajos expuestos en el Metropolitan Museum of Photography en Tokio y realiza trabajos y proyectos colectivos. ¿Laura Palmer? ¿Dónde?

alex kisilevich photography still

alex kisilevich photography still

alex kisilevich photography still

alex kisilevich photography still

alex kisilevich photography still

alex kisilevich photography still

Los años dorados de Harry Griffin

La vejez, esa gran pesadilla de la cual el ser humano lleva años intentando huir, engañar o posponer a base de cremas milagrosas, dietas de la alcachofa y demás memeces varias. No nos engañemos, por mucho que nos emocionemos con «las chicas de oro» o Betty White, nadie se quiere ver con dentadura postiza, oliendo a fruta pocha, con perdidas de orina de manera repetida y con una pensión que da risa. Intentando hacer frente al panorama dantesco que se nos viene encima, os traigo las fotografías de Harry Griffin y sus retratos de la tercera edad, la vida del pensionista ocioso en la costa de Florida, ancianos entre solariums, daikiris y prótesis dentales; esta es la jubilación que yo quiero rodeado de lujo y crema solar. El fotógrafo no sólo se ha centrado en el bizarro mundo de la vejez. Echadle un vistazo al resto de su trabajo; en la serie Convention nos muestra lo casposo y perturbador que puede ser el mundo de las ferias y convenciones. Mientras os dais un paseo por su web yo voy planteándome mi plan de jubilación, nos vemos en el solarium en 2067.

harry_griffin_photography_lamondamagazine_1

harry_griffin_photography_lamondamagazine_2

harry_griffin_photography_lamondamagazine_4

harry_griffin_photography_lamondamagazine_5

harry_griffin_photography_lamondamagazine_6

 

ERWIN OLAF

¿Qué pasaría si los mundos oníricos de Wes Anderson y los paisajes melancólicos de David Lynch se unieran? Pues como en La Monda os solemos dar todo mascadito, ya os damos nosotros mismos la respuesta, que es tan sencilla como mirar el trabajo fotográfico del noruego Erwin Olaf, trabajo que es tan o más ensoñador que el de los dos sujetos anteriores.

Lo que más le gusta a este artista es recoger y representar la vida cotidiana de las profundidades de Estados Unidos. Sí, amigos, de todos aquellos estados que no sabríais situar en el mapa, como Utah, Idaho, Misuri, que en castellano, efectivamente, se escribe así, Iowa… Los rituales diarios de estos lugares tan de serie de los 90 son tan patrióticos como ir a entrenar con las cheerleader o pasear con tu grupo de Boy Scouts. Lo mismo nos da una cosa que otra, porque todo el folclore nos gusta más que nada, por no mencionar el color y la distribución de las imágenes, maravilla pura con la que consigue transmitir todo su mundo con un disparo.

 

erwin_olaf_la_monda_magazine_photography_1

erwin_olaf_la_monda_magazine_photography_4

erwin_olaf_la_monda_magazine_photography_6

erwin_olaf_la_monda_magazine_photography_2

LA BUTIFARRA DE UWE SCHRAMM NOS MARAVILLA.

Os presentamos el «asombroso», o como mínimo extraño, trabajo del artista alemán Uwe Schramm. Tras trabajar en diferentes ámbitos del arte y el diseño, decidió dejarlo todo para apostar por su particular manera de ver las cosas, empezando así a indagar en nuevas formas de entender el marketing y la publicidad. Desde La Monda le agradecemos eternamente que nos permita meternos en un mundo bizarro que permite ver las cosas desde otro punto de vista. ¿Estás cansado de la publicidad de joyas convencional? Pues mira su propuesta, haznos caso. (Su interesante re-interpretación de «desayuno con diamantes» nos fascina). Un auténtico experto en sacar partido a los objetos o alimentos mas básicos de cualquier casa. Sea lo que sea, vale la pena seguirle la pista.