LadyBeard: Sing, Dance, Destroy

Si buscamos en Wikipedia la definición de “polimatía” u “hombre del renacimiento”, vemos que es un concepto utilizado para designar a individuos que destacan en diversas ramas del saber, personas que lo petan en todos los ámbitos, ya sea la ingeniería aeronáutica, la cerámica esmaltada o los sudokus nivel advanced. Dicha definición es complementada con una extensa lista de hombres considerados polímatas; Aristóteles, Descartes, Goethe y un largo etcétera. Es sorprendente no sólo la ausencia de mujeres en el ranking de eruditos, sino también lo desfasada que está la lista teniendo en cuenta que el personaje más contemporáneo que aparece murió hace más de 60 años.

Humilde servidor se propone modernizar la lista “hombre del renacimiento” introduciendo a LadyBeard. Sí, queridos amigos, aunque nos resulte completamente desconocido, en el imperio del sol naciente LadyBeard es considerado un grandísimo artista ecléctico. Un gigante de muy buen ver, origen australiano y que, despúes de petarlo fuerte en Taiwan y Hong Kong, se ha propuesto partir la pana en Japón. Bajo su lema “Sing, Dance, Destroy“, esta mole pelirroja se mete en los rings de lucha libre vestido de colegiala nipona ligera de cascos, a la vez que versiona canciones típicas cantonesas en clave heavy metal, posa para editoriales de moda y protagoniza un programa televisivo. Todo muy estándar. Un Godzilla con trenzas y rimmel que arrasa allá por donde va, LadyBeard es, sin duda, el ejemplo perfecto de polimatía contemporánea.

EL SHOWROOM DE LA CACA. TOILET EXHIBITION.

No me voy a currar una frase introductoria misteriosa porque todos habéis visto ya esos gorros con forma de zurullito a estas alturas. Y, poseídos por el morbo, ya habéis visto el vídeo. Joder, esos gorritos son una cucada, todo hay que decirlo. Si era lo que estaban buscando, lo siento, no siento ni una pizca de estupor; una exposición sobre váteres y, seamos sinceros, incidiendo en el tema caca, ya ni me sorprende viniendo de Japón. Es Japón, hacen locuras, les gusta lo escátologico y lo llevan haciendo tiempo. Que me Aspen, Colorado, si les entiendo.

Lo que pasa es que… no sé, creo que estamos llegando a todo un nuevo nivel del mundo excremento. El sombrerito, pase. La caquita de Arale, pase. Los talleres para niños donde pueden hacer su propia caca de plastilina… roza lo inaceptable. Pero el váter gigante donde te tiran de la cadena y aterrizas en un submundo rodeado de pantallas cuya única proyección es “Cariño, ¡te he convertido en mierda!” es bastante más de lo que la mente humana puede procesar. La mente, no el estómago.

He leído por ahí que incluso se ha visto a parejas en una cita paseando por la exposición. Todo un acierto, querido mancebo japonés, llevar a tu doncella a la expocaca. Si te vuelve a hablar, eso es amor. Mención especial, por favor, al coro de váteres hipnóticos que cantan; mi reino, mi estómago, por saber qué dicen.

 

 

El mundo paralelo de Rikako Nagashima

Hoy queremos presentaros a esta japonesa que ve el ruido en forma de cables o flores, construye vestidos hechos de algodón natural y cuyas lágrimas no son de agua sino de cera. Aparte de interpretar la realidad a su modo, también crea proyectos personales (que, ojalá se hicieran realidad) como su restaurante francés “Mangez-moi”, cuyo menú te invita a comer de la manera más descarada. Nos encanta su sencillez a la hora de ser marrana y su ingenio a la hora de replantearse lo ordinario (en ambos sentidos). Esta diseñadora es ruda, atrevida y estupenda.

rikako_nagashima_la_monda_magazine_1

rikako_nagashima_la_monda_magazine_2

¡rikako_nagashima_la_monda_magazine_3

rikako_nagashima_la_monda_magazine_4

rikako_nagashima_la_monda_magazine_7

Baguette Bardot

Por mucho que lo intentemos, aunque estemos años consumiendo vídeos casposos del Youtube mientras bebemos zumo de piña con lejía, aunque tomemos todas las drogas habidas y por haber mientras leemos a Chuck Palahniuk, JAMÁS, y digo jamás en mayúsculas a modo de grito, llegaremos al nivel de nuestros rivales japoneses. El imperio creador de Pokémon, de los ataques kamikazes y del culto al mundo felino, nos trae una nueva estrella de la red. Cansados ya de sus propios referentes orientales, la nueva tendencia del Imperio de Sol Naciente es releer y reinterpretar estrellas y mitos del cine occidental; es de esta tendencia de donde sale Baguette Bardot, espécimen que mezcla al icono del cine francés (y portavoz de la derecha de dicho país) Brigitte Bardot con el símbolo más típico de París, la baguette. El resultado es una muchacha con rasgos asiáticos que viste y canta como Brigitte pero que, en vez de tener brazos, tiene barras de pan. Vamos, un perturbe se mire como se mire, y podréis llegar a la conclusión de que nos encanta. Desde aquí nos sacamos el sombrero ante tal muestra de aberración oriental y pedimos que por favor se planteen versionar a alguna estrella del cine español y ponerle dos chistorras en lugar de brazos. Os lo suplicamos.

 

Cat People Magazine

Decían que el mundo editorial iba en decadencia; que Internet, los iPad y los libros electrónicos estaban transformando toda la industria editorial y convirtiendo el soporte papel en cenizas. Pues bien, todos esos teóricos, sabelotodos, inventores de falacias, se equivocaron. No sólo porque las publicaciones independientes tienen más fuerza que nunca; claro ejemplo es “Apartamento”, sino porque cada día van apareciendo joyas como esta revista originaria de Japón (como no…) que es Cat People.

Y sí, amigos, una revista sobre gatos para amantes de dichos animales, y es que como ya hemos mostrado en algunos anteriores post de esta fantástica revista (La Monda, no Apartamento) el mundo felino lleva años petándolo en el territorio online, con lo que, ¿por qué no dar el gran salto al soporte papel y crear una revista que gire alrededor de las experiencias de modernos diseñadores con sus felinos y de arte sobre el mundo gatuno? Sí, lo sabemos, a simple vista parece una revista para octogenarias seniles con 35 gatos meándose por las esquinas y con ciertas pretensiones hipster, pero a servidor le fascina que haya gente que de una obsesión tan chorra extraiga una vía de negocio. Yo por si acaso ya he ido echando currículum.

MAIKO TAKEDA NOS PONE LA CAPUCHA

Y una vez más…creadores japoneses… Y si además a esos talentos les da por irse a estudiar a Londres, la fusión puede crear a artistas tan espectaculares como Maiko Takeda. ¿Su última obra? nada más y nada menos que una serie de “tocados y sombreros” que desafían la lógica y el espacio. Llamada Atmospheric Reentry, efectos visuales de colores y texturas, pinchos, púas o plumas de pavo real, nos maravillan, nos atontan y nosotros nos recreamos, como es de costumbre. Todo esto conseguido únicamente con piezas cortadas de películas de plástico y discos acrílicos. De momento solo os contamos un cotilleo… a Bjork ya se le ha podido ver con varios de sus “tocados”.