JOE JOHNSON: terciopelo y brilli-brilli

Los salones recreativos y casinos siempre han sido espacio de culto para artistas ligados a la estética kitsch y políticas de consumo desenfrenado. Las Vegas se ha convertido en la Meca de los seguidores del mal gusto y los acabados dorados; reflejos, luces de neón, máquinas expendedoras, moquetas, plantas artificiales y demás elementos decorativos que quemarían los ojos a cualquier suscriptora de Casa&Jardín son los ingredientes que plagan las obras de estos artistas.

Escenarios desoladores como el que nos plantea Joe Johnson con su trabajo fotográfico; espacios abandonados con olor a naftalina que nos muestran la decadencia que el interiorismo sufrió a finales de los 70. Entornos artificiales de la América profunda, desde platós de televisión y salones recreativos, hasta iglesias mediáticas dirigidas por predicadores con blanqueamiento dental. Todo un perturbe arquitectónico ante el objetivo de este fotógrafo americano cuyo porfolio destaca por la poca presencia de personajes, relegando todo el protagonismo al entorno. Muebles e interiorismos que presentan una alternativa a las líneas decorativas de Ikea; reivindicamos la implementación de moquetas, espejos y cortinas de purpurina en todos los edificios del organismo público. ¡Seamos transgresores y recuperemos lo kitsch!

JOE JOHNSON photography lamondamagazine

JOE JOHNSON photography lamondamagazine JOE JOHNSON photography lamondamagazine JOE JOHNSON photography lamondamagazine JOE JOHNSON photography lamondamagazine JOE JOHNSON photography lamondamagazine JOE JOHNSON photography lamondamagazine

Jessica Stoller, tetas esmaltadas

Las figuritas de porcelana; esos objetos de las artes decorativas que después de muchos años se han visto relegados al ostracismo de lo kitsch, a decorar las casas de nuestras abuelas y a provocarnos pesadillas edulcoradas. Por mucho que marcas como Lladró intenten dignificar esta rama de la artesanía, la porcelana esmaltada siempre estará rodeada de un aura de ñoñería viejuna, romanticismo casposo y malrollismo pastel. Partiendo del repelús que acompaña a este material nace la obra de Jessica Stoller, quien le ha dado un giro a la temática cursi de las estatuillas esmaltadas introduciendo imágenes donde el cuero, la muerte, los vómitos, la obesidad y las tetas (sobre todo las tetas) son los máximos protagonistas. Un nuevo imaginario escabroso de brillante acabado y colores pastel. Le pedimos a señor Lladró que se plantee ampliar su público objetivo y le dé un puesto de directora creativa a Jessica Stoller, que sin duda la muchacha lo petará fuerte y, de paso, hará que nuestras abuelas modernicen a lo trash la decoración de su sala de estar.

jessica stoller art porcelain

jessica stoller art porcelain

jessica stoller art porcelain

jessica stoller art porcelain

jessica stoller art porcelain

jessica stoller art porcelain