Ser Fat-Fat, por Aude Debout y Caroline Lollo

Para pertenecer al Fat-Fat club no hay que estar gordo. Hay que ser gordo. Que es muy diferente. Una persona que está gorda es alguien que aparentemente tiene unos kilitos de más, de más de los que impone el canon actual de tener “kilitos”. Una persona que está gorda suele tener un peso considerable y una masa un poco excéntrica. Una persona que está gorda, no tiene por qué ser gorda. Ser gordo, y aquí está la diferencia, implica pensar siempre en comer, comida y derivados. Ser gordo es estar en la comida y pensar en la cena, y estar en la cena y pensar en el desayuno. Es ser incapaz de saltarse una comida, es ser incapaz de sentir culpabilidad después de un atracón. Nos encanta. Y por eso, y sólo por eso, nosotros queremos ser miembros del FAT-FAT CLUB.

Disfrutemos del Fat-Fat Club, un libro brillante y travieso de Aude Debout y Caroline Lollo. En él se imaginan cómo la gente que es gorda (y no la que está gorda) y glotona ve el mundo. Un libro partido en dos, uno para la visión de la gente normal y otro para los insaciables. Una idea simple, pero genial. Que sí, la Casa Blanca acaba en un pastelito de nata o la cara de una princesa podría ser un “cupcake” monísimo. Somos glotones, queremos más Fat-Fat Club.

fatfatclub_book_graphic_photo_lamondamagazine_1

fatfatclub_book_graphic_photo_lamondamagazine_2

fatfatclub_book_graphic_photo_lamondamagazine_3

fatfatclub_book_graphic_photo_lamondamagazine_4