MARK HAVENS: VIVA LA DECADENCIA

Hace más de un año hablamos sobre Mark Havens y su ojo por la arquitectura vacacional decadente; ese regusto por el cutrekitsch de neón, plástico y fritanga americana se nos hacía tan familiar (hola, costa española) como pintoresca. Su escenario era Wildwood, pero bien podría haber sido Benidorm.

La vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida, que cantaba aquel. El Dios de Marina D’Or escuchó nuestras plegarias y ahora Havens ha vuelto, en forma de libro. “Out of Season: The Vanishing Architecture of the Wildwoods” recoge los paseos del artista de Filadelfia por esta isla de Nueva Jersey; paisajes de arquitectura de los años 50 y 60 mezclados con el desasosiego de un lugar que debería estar habitado, pero no. Esperamos que le vaya muy bien a Mark para que pueda venir a retratar la España del ladrillo; aquí daría para una trilogía completa.

captura-de-pantalla-2016-11-18-a-las-12-01-18

captura-de-pantalla-2016-11-18-a-las-12-02-14

captura-de-pantalla-2016-11-18-a-las-12-02-31

captura-de-pantalla-2016-11-18-a-las-12-02-44-1

captura-de-pantalla-2016-11-18-a-las-12-02-55

captura-de-pantalla-2016-11-18-a-las-12-03-16

captura-de-pantalla-2016-11-18-a-las-12-04-16

captura-de-pantalla-2016-11-18-a-las-12-04-44

captura-de-pantalla-2016-11-18-a-las-12-05-48

MARK HAVENS: NO ES CARTÓN PIEDRA

Los destinos vacacionales prefabricados son un fenómeno fascinante. Pasear por lugares como Marina D’Or o, directamente, Benidorm, en temporada alta es algo parecido a ir a Port Aventura habiendo confundido las setas de tu revuelto con hongos psilocibios bien pasados de fecha. Fuera de temporada, esos lugares de desmadre estival transmiten más bien unas ganas incontrolables de salir corriendo por si, en efecto, estás en El Resplandor.
Mark Havens, fotógrafo afincado en Filadelfia (Estados Unidos, no el queso), ha sabido sacar partido a esos sitios de arena y piscina fuera de temporada en su sesión “Out Of Season”. En el país de la hamburguesa, como nos llevan ventaja en eso del uso del neón y el color, el escenario se vuelve aún más parecido a un set de rodaje que a la realidad. Detrás de la lente de Havens y bajo el sol de, yo qué sé, Florida, las vacaciones invernales se vuelven de cartón piedra y hablan por sí solas.
mark havens usa photography
 —
mark havens usa photography
 —
mark havens usa photography
 —
mark havens usa photography
 —
mark havens usa photography