MATTHIAS HEIDERICH: ¿QUIÉN VIVE AHÍ?

Dan rabia esas personas que pueden sacar algo reluciente de objetos cotidianos; esa tipa que, utilizando fieltro, surimi, gomas de borrar o lo que se le cruce por el camino, te hace una reproducción a escala real de la Capilla Sixtina o ese individuo que inventa un nuevo combustible a partir de sudor humano (si existís, en efecto, dais rabia).

Matthias Heiderich da un poquito de rabia, para qué lo vamos a negar. Allá por donde nosotros pasamos con la cabeza agachada, enfrascados en nuestros pensamientos o con un estado mental muy mono-tocando-platos, él consigue mirar alrededor y construir imágenes y composiciones impresionantes capturando arquitectura, color, materiales e, increíblemente, movimiento estático. Y te hace sentir un paria, alguien que pierde el tiempo en vez de hacer arte constantemente. Matthias pasa de platós, la calle es su gimnasio, como decía aquel.
matthias heiderich photography architectura lamondamagazine
 –
matthias heiderich photography architectura lamondamagazine
 –
matthias heiderich photography architectura lamondamagazine
 –
matthias heiderich photography architectura lamondamagazine
 –
matthias heiderich photography architectura lamondamagazine
 –
matthias heiderich photography architectura lamondamagazine
 –
matthias heiderich photography architectura lamondamagazine
 –
matthias heiderich photography architectura lamondamagazine
 –
matthias heiderich photography architectura lamondamagazine

CON UN PAR Y UN TUTÚ. THE TUTU PROJECT.

Un hombre de pelo en pecho con un tutú rosa en medio del campo.

Un hombre de pelo en pecho con un tutú rosa en una palmera.

Un hombre de pelo en pecho con un tutú rosa en la piscina.

Un hombre de pelo en pecho con tutú rosa en un parking vacío.

Un hombre de pelo en pecho con tutú rosa en el puerto frente al mar.

Un hombre de pelo en pecho con tutú rosa en un invierno muy nevado.



Hay tantas imágenes de «The tutu project » a.k.a «hombre de pelo en pecho con tutú rosa» como lugares puedas imaginar. Este hombre ha perdido la dignidad y la ropa por una buena causa. Lo peor de las buenas causas es que muchas veces están mal vendidas o mal publicitadas y por eso no llegan ni a la esquina de su casa, Ésta, sin embargo, está por todos lados. No hace falta levantarle el tutú a este hombretón para saber que los tiene bien puestos.