LOBULO Y SU SANTA PACIENCIA

Aparte de que su nombre artístico nos parece fabuloso, Lobulo es uno de los mejores ejemplos del saber hacer, del gusto y de la paciencia, eso que cualquier alma creativa necesita para poder afrontar todos los días del calendario (del chino también) con positivismo y arcoiris en los ojos. Maneja las manos a las mil maravillas, utiliza los materiales con mucho esmero y termina sus obras con un acabado más que espectacular… y el resultado son nombres como Google, CocaCola, Converse o New Era en su lista de clientes. Todo real, todo físico, todo en volumen; Lobulo tiene magia en las manos.

lobulo_paper_design_graphic_product_lamondamagazine_7

lobulo_paper_design_graphic_product_lamondamagazine_6

lobulo_paper_design_graphic_product_lamondamagazine_5

lobulo_paper_design_graphic_product_lamondamagazine_3

lobulo_paper_design_graphic_product_lamondamagazine_2

lobulo paper design graphic product lamondamagazine

JACOB REISCHEL: LA TENSIÓN PALPABLE

¿Sabéis ese instante en el que se te cae la tostada del desayuno y, mientras la ves precipitándose hacia el suelo, aún dudas sobre si caerá por el lado de la mantequilla y causará todo el drama? ¿Ese momento en el que aún tienes cierta esperanza de que tu día no vaya a inaugurarse como un desastre absoluto? ¿Ese pequeño ataque al corazón?

El suspiro de anticipación, el momento de la tensión, es algo que Jacob Reischel conocen. Estas dos diseñadoras industriales y multidisciplinares asentadas en Berlín se dedican a crear escenas en las que el espectador puede llegar a intuir que le falta información sobre lo que ha pasado, o va a pasar. No se sabe cómo se ha llegado a esa imagen, pero se nota un proceso y un desenlace. Minimalismo y grandísima potencia gráfica, a Jacob Reischel la tostada les cae por el lado de pan, siempre.

jacob reischel photo product design la monda magazine

jacob reischel photo product design la monda magazine

jacob reischel photo product design la monda magazine

jacob reischel photo product design la monda magazine

jacob reischel photo product design la monda magazine

jacob reischel photo product design la monda magazine

jacob reischel photo product design la monda magazine

jacob reischel photo product design la monda magazine

CONFETTI SYSTEM HASTA EN LA SOPA



Que de un concepto tan aberrante y desagradable como el confetti (no lo neguemos, una fiesta con confeti siempre acaba en tragedia) haya podido salir algo tan atractivo como lo que han hecho los de Confettisystem es algo admirable. Tomando el confetti como punto de partida, esta firma multidisciplinar crea instalaciones a medio camino entre una obra de arte y una piñata diseñada por Agacha Ruiz de la Prada superedulcorada para crear Pop-up estores, portadas de revista o campañas publicitarias.Y es que confeti system lo esta petando ahora mismo , habiendo hecho instalaciones para artistas como Beach House, Yeah, Yeah, Yeahs y Beyonce, una expo para el moma o la organización de las fiestas infantiles de nuestra querida ministra Ana Mato entre otras cosas.

LI HONGBO ES UN MANITAS

Es impresionante lo que este jóven artista chino Li Hongbo ha conseguido crear a partir de un elemento tan simple como es el papel. Uniendo una gran cantidad de capas, miles incluso, en un mismo bloque, Li consigue formar una estructura sólida donde a continuación esculpe en ella todo tipo de formas (Habitualmente formas humanas o esqueletos.) A simple vista son esculturas de yeso y mármol, pero la cosa mejora cuando descubres que todas las hojas están pegadas en forma de panal entre ellas, y trás estirar, todas las demás le siguen con una precisión indiscutible. Crea así una escultura flexible que en muchos casos se convierte en una pieza que da al mismo tiempo morbo y miedo. Un juguete para todos aquellos fetichistas que alguna vez han deseado deformar la cara de más de uno con movimientos dignos de María Jesús y su acordeón. Ya que pocos afortunados podrán tener el placer de deformar una de sus obras (actualmente expuestas en la Biennal de Sydney) os recomendamos que desfoguéis vuestros instintos creativos con ese bloc de post-its que guardáis en vuestro escritorio. La colección de enciclopedias inútiles que tenéis por casa también vale.