Alex Prager

Perturbación; todo lo retratado por la joven Alex Prager nos crea absoluta perturbación. Solo hace falta que echemos un vistazo a su web para ver sus imágenes catastróficas (compulsión) o de mujeres rarunas en momentos de ocio (weekend) o sus vídeos para la revista New York Times, Touch of Evil. Es evidente que la fotógrafa estadounidense tiene ciertos conflictos internos no resueltos y que los canaliza a través de la fotografía de manera impactante. Todas sus imágenes, por inquietantes que sean, nos evocan directamente al cine de Hitchcock, tomándolo como protagonista absoluto de la mayoría de sus fotos, retratando el American Way of Life de los años 50 por un ojo enfermo. Son pequeñas imágenes a modo de fotogramas que nos invitan a imaginarnos historias escabrosas y truculentas. ¡Cuanto más perversa tengas la mente, mejor!

TIBURONES POR TODAS PARTES

La figura del tiburón en la gran pantalla siempre ha sido objeto de terror y miedo, pero, desde hace unos años, una serie de películas que rozan el cine serie Z han transformado al tiburón en algo más: un animal mezcla de sobrenatural y cómico (suponemos que sin ser ésta la intención de los grandiosos directores de estos films… Shit happens). Como ejemplo, Sharknado 1 y 2, un tornado lleno de tiburones. Se lo han currado con el nombre. Sharktopus, un tiburón pulpo. Y para terminar la ultima joya; Sharkalanche, una avalancha de tiburones en plenos Pirineos. Originalidad ante todo.