DUANE HANSON

Mira, pero no toques: seres congelados

La incómoda sensación de ir paseando por la calle y descubrir a una persona, o mejor dicho, personaje, que atrapa tu atención. Es un momento extraño. Te gustaría pararte en seco y continuar mirando a esa “cosa“ como si no existiera el tiempo. Te sientes cruel; tu pequeño corazoncito te recuerda que, aquello a lo que acabas de llamar “cosa», es un ser humano, por lo que decides seguir caminando como si nada te hubiera distraído pero con un ojo en la acera y otro bizco controlando al ser en cuestión.

Imagina por un momento que tuvieras súper poderes y pudieras congelar el tiempo (todos hemos querido ser Harry Potter); podrías mirar con todo el descaro a cualquiera, contarle los pelos de la nariz o ver si sus calcetines son de Caprabo.
Una pena, porque los súper poderes no existen y Dumbledore, por mucho que te duela, tampoco. Las que sí existen son las esculturas híper realistas del artista americano Duane Hanson: abuelas en la compra, turistas con cara de turistas, mujeres de la limpieza y gordas en la playa. Hanson convierte lo mejor de las fantasías callejeras en esculturas para que las observes y las goces sin sentirte mal ni quedarte bizco. ¡Todo un lujo para los más cotillas!

duane hanson art exhibition

duane hanson art exhibition

duane hanson art exhibition

duane hanson art exhibition

duane hanson art exhibition

duane_hanson_art_la_monda_magazine_2

El humor corrosivo de Erwin Wurm

Al mirar la obra de este artista austríaco nos entra la risa. Una risa provocada por el humor y por los nervios: bajo esta forma lúdica de arte se cierne algo inquietante…
 En efecto, Erwin Wurm explora el absurdo del cotidiano con sus puestas en escena mordaces y humorísticas: por ejemplo, el hombre se vuelve un bloque-traje anónimo listo para agregarse a sus semejantes como material de construcción de la Torre Consumo. Sus graciosas esculturas hinchadas evocan una sociedad que se atiborra de todo: velocidad, tecnología, alimentación, información… En resumen, que se apura en el fango del consumismo. Nos ha dejado cautivados esta magistral combinación de arte y humor. Algunos, como los Red Hot Chili Peppers, se han inspirado libremente en el trabajo del artista (videoclip “Can’t stop” abajo). En cualquier caso, ¡tocado y hundido!