Hubert Crabières: Belleza grotesca

De París, como los niños, llega el trabajo de joven fotógrafo Hubert Crabières. No se anda con rodeos; sus personajes posan de la manera más rara, más poco atractiva y más morbosa. Para qué complicarnos. Los pone delante de la cámara y nos muestran una actitud de dejadez y poca vergüenza, con tanto descaro como maestría.

Crabières tiene un punto siniestro y preciosamente grotesco que convierte las imágenes en algo más que simples retratos de una generación; son un rechazo a la belleza, lo que, a su vez, las hace bellas en sí mismas. Para Hubert, el tratamiento del color y la composición son cruciales a la hora de disparar. No duda en usar el flash a lo loco si lo necesita y genera siempre una sensación extraña que nos provoca ganas de saber qué historia hay detrás de cada una de sus imágenes.

hubert crabieres photography portrait la monda magazine

hubert crabieres photography portrait la monda magazine

hubert crabieres photography portrait la monda magazine

hubert crabieres photography portrait la monda magazine

hubert crabieres photography portrait la monda magazine

 hubert crabieres photography portrait la monda magazine

hubert crabieres photography portrait la monda magazine

LOS NIÑOS TAMBIÉN POSAN PARA KAREN WALKER

Round 2, amigos. ¿Os acordáis de la magnífica sesión fotográfica que hizo Ari Seth Cohen para Karen Walker, donde entre las modelos que exponían sus gafas la más joven contaba con 65 años? Pues bien, ahora es el turno de sus nietos, esta vez de la mano del fotógrafo Derek Henderson y niños de 3 a 5 años. Vamos… que seguro que las fotos las hicieron en un momentito porque, ya se sabe, “con niños y animales no trabajes”. Aunque si el resultado es el mismo que éste, más de un diseñador se tendría que plantear dejar aparcada a la típica modelo frígida y echar mano del sobrino guapo (en el caso de tener uno guapo. En su defecto, quédate con la modelo frígida).