Chloe Newman: Lujo malrollero

Agosto en Marbella, ancianas ataviadas con perlas y anillos ostentosos, embutidas en vestidos de lentejuelas que reflejan más que una bola de discoteca, langostinos y cócteles por doquier al lado de la piscina mientras Julio Iglesias canta «Pobre Diablo». A grandes rasgos, así podríamos definir el imaginario de la serie fotográfica «Black Tropicana» de la británica Chloe Newman, quien nos presenta un mundo de lujo decadente, oscuro y enfermizo. Imágenes centradas en texturas y reflejos que hacen pensar que el infierno no se encuentra en las entrañas de la tierra, sino en los casino-resort de Miami Beach.

Newman cuenta con un porfolio cargado de imágenes que nos atraen y nos repelen al mismo tiempo. Una mirada bizarra donde abundan las luces de neón, las texturas viscosas y los colores saturados, un imaginario artístico que dejaría perplejo al mismísimo David Lynch. Con este derroche de estilo dejamos atrás los empaches edulcorados de las fiestas navideñas, arrancamos el muérdago de las puertas, nos cargamos el buenrrollismo de los villancicos y volvemos a ser el Grinch.

chloe newman photography still life lamondamagazine

chloe newman photography still life lamondamagazine

chloe newman photography still life lamondamagazine

chloe newman photography still life lamondamagazine

chloe newman photography still life lamondamagazine

EL OSO AMOROSO DE COCOLIA

Nuestro estudio favorito de Barcelona lo ha hecho otra vez. Siempre lo hacen. Boquiabiertos. Todos. Cocolia le acaba de dar una vuelta de tuerca al típico bodegón de joyas y parece que hasta el oro brilla más con su mezcla de buen hacer, humor y constancia. En esta ocasión, el cliente afortunado ha sido la marca del oso amoroso, TOUS. Con la colaboración de los fotógrafos Marc Bordons y Jordi Anguera, Cocolia ha conseguido renovar un clásico y le ha dado una imagen muy pero que muy llamativa a la marca del archiconocido plantígrado peludo. Mireia y Raúl, guardad bien el caballito que cuando os volvamos a visitar tendrá peligro de ser robado y/o empapado de vinacho. One more time.

cocolia_tous_lamondamagazine_1

cocolia_tous_lamondamagazine_2

cocolia_tous_lamondamagazine_3

cocolia_tous_lamondamagazine_4