BEN ZANK: ¿HA SIDO TODO UN SUEÑO?

Ben Zank es de los que se la juega todo a una carta o, por lo menos, esa es la impresión que da. Es él mismo el que muchas veces se coloca en mitad de la carretera o se sumerge en agua helada desde que a los 18 años comenzara a expresarse a través de imágenes que tienen, todas, algo en común: un surrealismo que mezcla lo inquietante, esa sensación de peligro y de que algo está pasando antes y pasará justo después. Sus imágenes son oníricas, como de una noche en la que te cuesta hacer la digestión y ese último gintonic tanto te lleva a mundos maravillosos como te hace adentrarte en una película de Roland Topor. Nos gusta mucho, sí.

ben-zank-photography-lamondamagazine-5

ben-zank-photography-lamondamagazine-4

ben-zank-photography-lamondamagazine-3

ben-zank-photography-lamondamagazine-2

ben-zank-photography-lamondamagazine-1

JAMES BALL aka DOCUBYTE: HASTA EL FONDO

No podemos evitar sentir una especie de alegría interior, un cosquilleo por la columna vertebral, cada vez que nos topamos con alguien como James Ball, también llamado Docubyte. Es como beber el primer trago de Coca-Cola ese único día del año en el que te apetece tomarte una sin añadirle whisky ni sentirte un adicto a la basura azucarada.
James Ball es rotundo. No tiene miedo a que el fondo sea el protagonista de la composición; los objetos centrales que, en principio, deberían ocupar siempre la parte más extensa, a veces se pierden en colores plásticos y vivos por obra de Ball. Y acierta de lleno. Con su fórmula de muy potente gusto visual, fotografía y retoque le han publicado en casi todos los sitios en los que uno puede ser publicado en el Reino Unido. Un follow a Docubyte, sin duda.
1_ibm729
 —
7_docubytedressed-to-killtop-gun
 —
24_docubyteinkdoorslammersblue
 —
30_merica
 —
33_controldata1
 —
33_eaipace

CLAYTON CUBITT: LOS RAROS

En toda clase de primaria hay siempre un niño en la última fila, tímido, retraído, que tiende a comerse los mocos, las gomas Milan o el cuello de la camiseta y que le entra un colapso nervioso cada vez que oye “Educación Física”. Ese tipo de niños son denominados «Los Raros», «Taraos» o «Frikazos», y en la vida adulta suelen tener vidas extremas a causa de su peculiaridad: se convierten en politoxicómanos, en falangistas o en jodidos genios.

No sabemos si Clayton Cubitt era de los raros que se comían los cordones de los zapatos, pero queda patente a través de su trabajo que es un genio bizarro. Desnudos a través de una persiana, albinos, sesión de moda con mujeres-caballo o un book entero de los esperpénticos Die Antwoord son algunos de los ingredientes que nutren el imaginario de éste más que consolidado fotógrafo norteamericano. Pasearse por su web es una sacudida de referentes que te ahostian en toda la cara y te dejan ojiplático. Clayton Cubitt, ¡al olimpo de los dioses de La Monda que vas!

Captura de pantalla 2016-02-03 a las 10.10.37

Captura de pantalla 2016-02-03 a las 10.10.48

Captura de pantalla 2016-02-03 a las 10.11.03

Captura de pantalla 2016-02-03 a las 10.11.17

Captura de pantalla 2016-02-03 a las 10.11.33

Captura de pantalla 2016-02-03 a las 10.12.11

MELCHOR BOCANEGRA: DE NEGRO NADA

Además de tener un nombre de lo más pintoresco, cosa que nos fascina, Melchor Bocanegra nos ha conquistado con su serie «Pink Ladies» en la que retrata personajes en un tono rosa-pastel-podridillo maravilloso. En ella podemos ver una nueva modalidad de bisuta barata muy de pescadería, a mujeres pintadas como una puerta e incluso a una especie de virgen llorando algo que se asemeja bastante a la leche. Ya sabéis con cual de los tres Reyes Magos nos quedamos, ¿verdad?

Captura de pantalla 2016-01-18 a las 18.15.11

Captura de pantalla 2016-01-18 a las 18.15.02

Captura de pantalla 2016-01-18 a las 18.14.55

Captura de pantalla 2016-01-18 a las 18.14.48

Captura de pantalla 2016-01-18 a las 18.14.37

Captura de pantalla 2016-01-18 a las 18.14.20

JAMES OSTRER: TEN AMIGOS PARA ESTO

A nosotros nos parecía muy normal y natural por aquella época, pero, en realidad, los excesos cuasi-raveros en los que, fiesta de cumpleaños sí y fiesta de cumpleaños también nos adentrábamos cantando un cumpleaños feliz a siete velas en una tarta y acabábamos embadurnados en Nocilla, polvo de cheetos, barro y virutilla de colorines «comestible», no tenían nada que envidiar a las mejores fiestas de Puerto Banús de los 80.

Tenemos la firme convicción de que algún tornillo se le debió de aflojar asistiendo a una fiesta de éstas a James Ostrer. Tiene que ser eso; si no, no hay otra forma de explicar las maravillas retrato-culinarias que crea el artista británico. Cogiendo a amigos (suponemos que son amigos, porque no sé qué desconocido se prestaría a tener que lavarse el pelo 5 veces para quitarse el olor a nata) que bien podrían estar drogados con formol, Ostrer critica la excesiva dependencia al azúcar de nuestra sociedad con una estética brutal y atractiva. ¿Feliz cumpleaños?

james ostrer photo masks lamondamagazine

james ostrer photo masks lamondamagazine

james ostrer photo masks lamondamagazine

james ostrer photo masks lamondamagazine

james ostrer photo masks lamondamagazine

Labadie / Van Tour: SABOR A CLORO

Febrero, jodido mes de pleno invierno en el que, después de quemar tus ahorros en las excesivas fiestas navideñas y de aumentar el diámetro de tu cintura gracias a ese pavo relleno de ciruelas confitadas, decides tomar las riendas de tu vida y prepararte para el dios verano. Atrás quedaron los lamentos por esas formas flácidas y esos kilos de más; todos juntos, en hermandad, vamos a abrazar el masoquismo y a realizar lo que será probablemente el sacrificio más grande de nuestras vidas. La OPERACIÓN BIKINI.
 
Servidor, al igual que muchos de nuestros lectores, ha decidido que éste es el momento adecuado para apuntarse a la piscina, meca del mal gusto gracias a los gorritos de natación y a las sesiones massivas de aquagym. El post de hoy va sobre litros de agua con cloro y viene de la mano del estudio de fotografía Labadie / Van Tour y su proyecto The Pool para la revista Vers Beton, donde nos muestran las piscinas públicas de Rotterdam con una mirada que roza el surrealismo. Buceadores, monjes entrenando o incluso lo que parece un muerto flotando entre churros de espuma EVA; de este nivel hablamos al ver las fotografías del duo holandés.  Destacar solo este proyecto no sería justo ante el porfolio que se nos presenta. La pareja de fotógrafos se atreve a hacer desde un lookbook de moda inspirado en la evolución de Darwin, hasta la realización de un libro sobre jerséis de punto y la organización de un desfile para festejar a la creadora de dichas piezas de ropa. Una serie de proyectos que no sólo harán que este febrero nos replanteemos nuestros kilos de más, sino también lo que estamos haciendo con nuestras horas de trabajo.
labadie van tour photography portraits pool lamondamagazine
labadie van tour photography portraits pool lamondamagazine
labadie van tour photography portraits pool lamondamagazine
labadie van tour photography portraits pool lamondamagazine
labadie van tour photography portraits pool lamondamagazine
labadie van tour photography portraits pool lamondamagazine
labadie_van_tour_photography_portraits_pool_lamondamagazine_9
 

FRED LAHACHE: MEDITERRÁNEO

Mirando fotos del año pasado y viendo que cada vez los días son más largos, nos entran ganas de que sea verano; ganas de poder dejar de vestir como un esquimal, ir a la playa y ponerte esas chanclas con purpurina que te rozan la vida entera.

A todo esto y a más buenas vibraciones nos ha recordado el trabajo del fotógrafo afincado en París Fred Lahache y su serie «Mediterraneo», que emana justo lo que su nombre indica: el más puro y autentico ambiente de las costas mediterráneas. Lahache creció rodeado de referencias familiares a Nápoles, Barcelona, Córcega, Argelia y Turquía (veraneaba por esos lares el chaval), lo que le llevo a hacer un homenaje visualmente exquisito y cargado de recuerdos.

«Mediterráneo» es color, es pureza y armonía. ¡Que llegue el verano YA!

fred lahache photography portraits lamondamagazine

fred lahache photography portraits lamondamagazine

fred lahache photography portraits lamondamagazine

fred lahache photography portraits lamondamagazine

fred lahache photography portraits lamondamagazine

fred lahache photography portraits lamondamagazine

fred lahache photography portraits lamondamagazine

fred lahache photography portraits lamondamagazine

fred lahache photography portraits lamondamagazine

fred lahache photography portraits lamondamagazine

Los años dorados de Harry Griffin

La vejez, esa gran pesadilla de la cual el ser humano lleva años intentando huir, engañar o posponer a base de cremas milagrosas, dietas de la alcachofa y demás memeces varias. No nos engañemos, por mucho que nos emocionemos con «las chicas de oro» o Betty White, nadie se quiere ver con dentadura postiza, oliendo a fruta pocha, con perdidas de orina de manera repetida y con una pensión que da risa. Intentando hacer frente al panorama dantesco que se nos viene encima, os traigo las fotografías de Harry Griffin y sus retratos de la tercera edad, la vida del pensionista ocioso en la costa de Florida, ancianos entre solariums, daikiris y prótesis dentales; esta es la jubilación que yo quiero rodeado de lujo y crema solar. El fotógrafo no sólo se ha centrado en el bizarro mundo de la vejez. Echadle un vistazo al resto de su trabajo; en la serie Convention nos muestra lo casposo y perturbador que puede ser el mundo de las ferias y convenciones. Mientras os dais un paseo por su web yo voy planteándome mi plan de jubilación, nos vemos en el solarium en 2067.

harry_griffin_photography_lamondamagazine_1

harry_griffin_photography_lamondamagazine_2

harry_griffin_photography_lamondamagazine_4

harry_griffin_photography_lamondamagazine_5

harry_griffin_photography_lamondamagazine_6

 

Selfies de Oficina: Isabelle Wenzel

Sí, sabemos lo que son los selfies y odiamos mencionarlos para empezar el artículo (incluso en el título). Un selfie, esa antigua «autofoto» que pasó a ser una foto Tuenti con «duckface» o un clásico autorretrato a lo Vang Gogh, un «whatever» a ti mismo. Estamos cansaditos de la palabra selfie, la oímos, y nos da repelús. A no ser que sean las 3 de la mañana y estemos en la exaltación de la amistad, porque en ese caso al grito de selfie nos apilamos con ese glamour que se merece y ¡tadáaa! Lo que pasa es que ahora estamos en el estudio, y nuestros seguidores ya se conocerán la estantería de atrás más que la pared de su cocina. Gracias a dios, aquí está Isabelle Wenzell para marcar una buena tendencia: medias de colores, una taza de té o un jarrón y un buen culo… ¡voilà! El combo para hacer un buen selfie a lo Isabelle Wenzel.

Isabelle es fantástica. El trabajo de esta fotógrafa alemana se basa principalmente en estudiar la forma del cuerpo humano. Posiciones casi imposibles que hacen que los cuerpos parezcan esculturas. Fotografías muy coloridas y con mucha tensión. ¿Se caerá la taza? Quién sabe. Imaginaos ese momento; presiona el botón y sale corriendo hacía adelante, se coloca culo en pompa, la tacita encima y …. ¡clink! Ahora imaginaos que repite el proceso hasta que la foto le parece perfecta. Una genia, eso es lo que es Isabelle Wenzel.

isabelle_wenzel_selfie_photography_lamondamagazine_1

isabelle_wenzel_selfie_photography_lamondamagazine_2

Los selfies de Jaimie Warren

El fenómeno «selfie» está por todas partes, desde las ancestrales fotos delante del espejo y sacando morros tan perpetuadas por el estilo choni , hasta los contrapicados imposibles protagonizados por japonesas edulcoradas. Nadie puede escapar de este narcisismo mediático y menos después del famoso «selfie» de los Oscars cuyo reblogeo ya nos está tocando los huevos. En serio, han pasado dos semanas, lo hemos visto todos, parad.

En fin, era inevitable que ante tal explosión de egocentrismo y representación del «yo» aparecieran figuras tan perturbadoras como la de Jaimie Warren, que ha decidido llevar el «selfie» hasta límites insospechados, y la verdad es que se ha pasado tres pueblos.

Jaimie Warren se hace selfies (o lo que viene a ser el típico autorretrato fotográfico) disfrazándose de distintos personajes mediáticos, como Lana Del Rey, y combinándolos con distintos tipos de comida rápida. Como os podéis imaginar el resultado es de lo más perturbador. Vemos como el artista nos muestra a personajes como Lasagna Del Rey, OreOprah (Oprah Winfrey + Oreo), JonBeignet Ramsey (la mártir infantil JonBenét fusionada con una torrija) o Rod Steward siendo un pretzel, a la vez que eleva la práctica del selfie al pedestal del Alto Arte.

jaimie_warren_la_monda_magazine_1

jaimie_warren_la_monda_magazine_3

jaimie_warren_la_monda_magazine_4

jaimie_warren_la_monda_magazine_5

jaimie_warren_la_monda_magazine_6

jaimie_warren_la_monda_magazine_7