LadyBeard: Sing, Dance, Destroy

Si buscamos en Wikipedia la definición de «polimatía» u «hombre del renacimiento», vemos que es un concepto utilizado para designar a individuos que destacan en diversas ramas del saber, personas que lo petan en todos los ámbitos, ya sea la ingeniería aeronáutica, la cerámica esmaltada o los sudokus nivel advanced. Dicha definición es complementada con una extensa lista de hombres considerados polímatas; Aristóteles, Descartes, Goethe y un largo etcétera. Es sorprendente no sólo la ausencia de mujeres en el ranking de eruditos, sino también lo desfasada que está la lista teniendo en cuenta que el personaje más contemporáneo que aparece murió hace más de 60 años.

Humilde servidor se propone modernizar la lista «hombre del renacimiento» introduciendo a LadyBeard. Sí, queridos amigos, aunque nos resulte completamente desconocido, en el imperio del sol naciente LadyBeard es considerado un grandísimo artista ecléctico. Un gigante de muy buen ver, origen australiano y que, despúes de petarlo fuerte en Taiwan y Hong Kong, se ha propuesto partir la pana en Japón. Bajo su lema «Sing, Dance, Destroy«, esta mole pelirroja se mete en los rings de lucha libre vestido de colegiala nipona ligera de cascos, a la vez que versiona canciones típicas cantonesas en clave heavy metal, posa para editoriales de moda y protagoniza un programa televisivo. Todo muy estándar. Un Godzilla con trenzas y rimmel que arrasa allá por donde va, LadyBeard es, sin duda, el ejemplo perfecto de polimatía contemporánea.

Padre, he pecado…¡ABSUÉLVAME, PLEASE!

Por Dios, por Zeus, por Tutatis, 
nuestro sueño se ha vuelto realidad.
Después de los rugbymen, de los bomberos, de la policía… por fin, ha llegado nuestra última fantasía; los irreductibles, las palomas de la fe, los santos prohibidos, ¡LOS SACERDOTES! Un grupo de (jóvenes-súper-sexys-que-te-levantan-la-fe) eclesiásticos ortodoxos romanos decidieron vender su carne para recaudar fondos destinados a la Iglesia. Así, hicieron un calendario ardiente para nosotros, fieles devotos, en el que posaron de manera “Adán en el Jardín del Edén” ¡Ya tienes el regalo de Navidad para tu abuelita (o tu primo gay)! Santa María, madre de Dios, ruega por nosotros pecadores…
amén.

ELLEN VON UNWERTH CON SU BEAUTY STORY

Lo dice todo el título: Beauty story, beauty,… BEAUTIFUL.
 Hoy nuestra Barbie es la divina modelo Bianca Balti. Como a sus compañeras le gusta bañarse (espumosos, con champagne y cigarrillo), comer macaroons en la cama, maquillarse, jugar con su gato,… todo esto para nuestro máximo placer.
 Sin duda alguna, con esta perfecta serie de fotos para el Vogue Italia, Ellen se está entrenando para su próxima sesión con La Monda. A ver, suponemos que llegará el día en el que se cansará de los Vanity Fair, I-D y otros Vogue… Afortunadamente, aquí ¡hay sitio en primera fila! 
BRAVO ELLEN.