Nandan Ghiya

La modificación o retoque de las fotografías está a la orden del día. Pero la mayoría de las veces se realiza de forma digital, hasta el punto de no poder distinguir la realidad de la ficción. Véase las portadas del «Hola» o de «AR», entre otras… El artista Nandan Ghiya juega al despiste. Este artista fan de Bricomanía corta y pega a su gusto retratos antiguos de su país natal, India, creando obras gráficas muy inquietantes y atractivas. No se salva ni el marco de las fotos. Su discurso se basa en la critica de las redes sociales, destacando la falsa realidad en la que nos comunicamos actualmente (Facebook, Twitter…). Pese a todo, su obra la conocemos gracias a las mismas… Bravo Nandan.

nandan_ghiya_pixel_photos_art_2 nandan_ghiya_pixel_photos_art_3 nandan_ghiya_pixel_photos_art_5

El humor corrosivo de Erwin Wurm

Al mirar la obra de este artista austríaco nos entra la risa. Una risa provocada por el humor y por los nervios: bajo esta forma lúdica de arte se cierne algo inquietante…
 En efecto, Erwin Wurm explora el absurdo del cotidiano con sus puestas en escena mordaces y humorísticas: por ejemplo, el hombre se vuelve un bloque-traje anónimo listo para agregarse a sus semejantes como material de construcción de la Torre Consumo. Sus graciosas esculturas hinchadas evocan una sociedad que se atiborra de todo: velocidad, tecnología, alimentación, información… En resumen, que se apura en el fango del consumismo. Nos ha dejado cautivados esta magistral combinación de arte y humor. Algunos, como los Red Hot Chili Peppers, se han inspirado libremente en el trabajo del artista (videoclip “Can’t stop” abajo). En cualquier caso, ¡tocado y hundido!