FEIXEN, derroche gráfico

Suiza es ese país europeo conocido por su puntualidad extrema, sus exquisitos modales y su constante posición neutral ante cualquier sidral político en el que puedan estar metidos. No sólo estos clichés definen al paraíso fiscal número uno de Europa, sino que, aparte del chocolate y los relojes de cucut (qué gran palabro), los suizos lo petan en el mundo del diseño gráfico. Además de ser los creadores de la más que sobada tipografía Helvética, promueven constantemente nuevas lineas estéticas dentro del mundo de la comunicación gráfica. Un ejemplo de ello es el maestro del póster Felix Pfäffli y su estudio de diseño Feixen, quienes nos presentan una colección de pósters donde la tipografía mezclada con degradados, colores estridentes y composiciones que ponen en jaque la pulcritud del diseño suizo de los años 70 es el plato fuerte. Él es un ejemplo de la nueva ola de diseño del país neutro que no deja de marcar tendencia en toda Europa; no destaca por su funcionalidad, pero a nivel estético es para mear y no echar gota.

feixen_graphic_design_lamondamagazine_8

feixen graphic design typography style la monda magazine

feixen graphic design typography style la monda magazine

feixen graphic design typography style la monda magazine

feixen graphic design typography style la monda magazine

feixen graphic design typography style la monda magazine

feixen graphic design typography style la monda magazine

ATLAS STUDIO: Muerte al academicismo

Que el New Ugly está en auge es un hecho que no podemos obviar; sólo hace falta echar un vistazo a la industria musical, al diseño gráfico o a las pasarelas para darnos cuenta de que lo feo y desagradable lo peta, y fuerte.

Un ejemplo de ello es Atlas Studio, diseñadores suizos que se han pasado por el forro todos esos clichés de que el diseño del país padre de la Helvética es claro, sobrio, ordenado y totalmente racional. Aquí Atlas Studio hace lo que les sale del choto. ¿Que en la facultad nos enseñaron que más de dos tipografías en un cartel es demasiado? Métele cinco y deformadas hasta que parezcan manchas de chapapote. ¿Que el degradado impide que se lea bien el texto? ¡A la mierda la legibilidad! Enchúfale degradados de colores aberrantes. Se nota que Atlas Studio ha venido a jugar, y a jugar bien fuerte; sus carteles y diseños ya son referente en todos los blogs y Tumblrs de diseñadores, y el New Ugly ya impera en los portafolios de las mejores escuelas de diseño europeo. ¡El academicismo ha muerto! ¡Larga vida a Atlas Studio!

atlas_studio_lamondamagazine_graphic_design_2

atlas_studio_lamondamagazine_graphic_design_3

atlas_studio_lamondamagazine_graphic_design_4

atlas_studio_lamondamagazine_graphic_design_5

atlas_studio_lamondamagazine_graphic_design_6

atlas_studio_lamondamagazine_graphic_design_7

Silvesterklausen, La Nochevieja orgánica por Estelle Hanania

¿Cansado de atragantarte cada año con las uvas? ¿Sientes que has madurado y que ya no quieres pasar la Nochevieja ciego y rodeado de espumillón? ¿Te avergüenzas cada año al ver en la tele las burbujas de Freixenet? ¡Bienvenido! Ahora ya formas parte del 80% de la población española que odia la Nochevieja y todas sus consecuencias. Recuerda, no estás sólo, nosotros siempre cuidamos de ti. Por eso, queremos plantearte un nuevo plan mucho más alternativo para que tu yo interior empiece el año en contacto con la naturaleza. Queremos, por eso de que te sientas a gusto, que te sientas como Pocahontas y para ello debes viajar a Suiza e integrarte en su antigua tradición: el Silvesterklausen (vamos, léelo de nuevo que no te ha quedado claro).
La esencia de esta Nochevieja suiza no es nada sorprendente: queda con tus amigos, haz ruido, canta y bebe. Y ahora es cuando piensas… ¿por qué narices me mandáis a Suiza entonces? Porque queremos que este Año Nuevo te levantes con resaca (cosa que no podemos evitar) pero sin dolor de pies ni la cara hecha un Picasso. Olvídate del vestido apretado que no te deja beber más, del relleno en el sujetador, la faja y la oprimente pajarita, ¡este año vas al natural! Sólo tienes que escoger bien quién quieres ser esa noche, ya que en el Silvesterklausen (te repetimos el nombre para que no se te olvide) puedes adoptar tres personajes: el feo (Wüeschten), el guapo (Schönen) y el guapo-feo (Schön-Wüeschten). Te recomendamos escoger el feo (va venga, por una noche te lo puedes permitir ¡guapetón!). Para conseguir tu total look de “feo” sólo necesitas palos, hojas y arbustos (incluso puedes reciclar tu árbol de Navidad), así que aprovecha que es otoño para salir a la caza de la mejor ganga. Como sabemos que aún no estás convencido de querer ser el feo en la noche con más posibilidades de pillar del año, te dejamos con el reportaje de Estelle Hanania, quien sí vivió esa crazy Nochevieja y lo gozó con los feos.